Encrucijada en el Ciutat de Valencia

El Celta decide cuál será su objetivo en la segunda vuelta en su visita a un necesitado Levante


El Celta cierra la primera vuelta en el Ciutat de Valencia decidiendo cuál será el objetivo por el que va a luchar en la segunda parte del campeonato. El Levante se presenta como un cruce de caminos para el conjunto vigués, que puede engancharse al nutrido tren de equipos que luchan por una posición continental o quedarse cortado en el pelotón de los torpes, formado por media docena de unidades.

Porque después de los partidos de ayer el Celta ya tiene la sexta plaza (la última de acceso directo a la Europa League) a siete puntos tras el triunfo del Villarreal en el Bernabéu, mientras que la séptima está a dos partidos. Por contra, el corte del descenso está a siete a expensas de lo que haga el Alavés en la sobremesa de hoy ante el Sevilla.

Para decidir la Liga que va a jugar en los próximos meses, Unzué apostará por un once muy parecido al que empató el pasado domingo ante el Real Madrid, lo que significaría cinco cambios con respecto al paupérrimo partido del jueves en Barcelona. Rubén Blanco volverá a colocarse bajo los palos, Cabral y Roncaglia deben ser los centrales y Radoja y Hernández el doble pivote. Las dudas se centran en dos hombres muy exigidos: Hugo Mallo en el lateral derecho con 270 minutos a cuestas en lo poco que va de año y Wass en el centro del campo al jugar todos los partidos con ligeras molestias.

El Levante, que también quedó eliminado en la Copa, aplicará la misma pócima y refrescará el equipo. Muñiz puede hacer hasta seis cambios. Uno de ellos, Toño, por lesión. Las principales dudas aparecen en la punta del ataque ante la falta de gol, y aunque Boateng sea la gran apuesta, Ivi ha ganado muchos enteros en las últimas fechas.

Los granotas afrontan el partido matinal en una difícil situación. Comenzaron como un tiro, con empate en el Bernabéu incluido, pero no ganan en casa desde el pasado 21 de septiembre y de los últimos trece duelos solo han salido victoriosos en uno y han visto cómo su colchón con el descenso se ha ido reduciendo hasta los tres puntos.

Muñiz ha construido un equipo de diferentes registros. Rudo y capaz de jugar a la contra, pero con posibilidades también para combinar en el centro del campo, una dualidad que en absoluto debe perturbar a Unzué de cara al plan del conjunto vigués. El Celta necesita recuperar sensaciones después del pésimo partido del Camp Nou, y eso solo lo puede hacer a través de la posesión, la presión alta y el acierto en ataque. Si lo consigue, su plan de vuelo para la segunda vuelta le concederá alguna opción de luchar por Europa. De lo contrario, habrá sacado billete para la intranquilidad.

La inclusión de Mazan en la lista definitiva, principal incógnita

Unzué tendrá que hacer tres descartes esta mañana al viajar con 21 hombres (fueron directamente de Barcelona a Valencia y ayer tuvieron una ligera sesión de trabajo en las instalaciones del Valencia en Paterna).

Como de costumbre, Iván Villar y Andrew Hjulsager serán dos de ellos salvo sorpresa y resta por saber cuál será el tercero. La gran duda es si quiere contar con el recién llegado Robert Mazan para darle el relevo en algún momento a Jonny o Hugo Mallo, lo que implicaría que uno de los centrales suplentes (Sergi o Fontás) fueran a la grada, aunque tampoco puede descartarse otro tipo de movimiento.

Los célticos regresarán a Vigo tras del partido después de cuatro días fuera de casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Encrucijada en el Ciutat de Valencia