Dos años del adiós de Augusto

El 1 de enero del 2016 los clubes oficializaban la marcha


Vigo

2016: Hace hoy dos años, Augusto dejaba al Celta huérfano de capitán. Lo que ya era un secreto a voces y que sus gestos de despedida en el partido disputado dos días antes en Balaídos frente al Athletic habían dejado a un más patente se confirmaba de manera oficial por parte de los clubes cuando apenas pasaba de las 9.00 horas del 1 de enero del 2016.

Esa misma tarde, el argentino ofrecía una rueda de prensa para despedirse y explicar su decisión de dejar el Celta, al que se había incorporado en el verano del 2012, para poner rumbo al Atlético de Madrid. «Esta oportunidad es una bendición. Tenía que elegir entre el confort y el sacrificio y elegí lo segundo convencido de que estoy acertando», señaló.

Calificaba al que a día de hoy sigue siendo su club como «uno de los mejores equipos del mundo» y tenía también palabras de agradecimiento para la entidad viguesa. «He sentido que en el Celta he crecido como jugador y como persona. Tengo tanto que agradecer que no me dan las palabras. Si alguna vez tengo que volver a un club, el Celta seré el primero. Llevo a Vigo en mi corazón».

Desde su fichaje por el equipo colchonero, las lesiones han perseguido a un Augusto que no ha acabado de asentarse a las órdenes del Cholo Simeone. El de Pergamino ha participado en siete partidos este curso en los que ha jugado poco más de 300 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dos años del adiós de Augusto