El Celta dice que lleva invertidos en la reforma de Balaídos 6,1 millones

Mouriño contradice a Caballero explicando a los accionistas que el club pagó la grada de Preferencia por 900.000 euros pero a mayores asumió la reforma de vestuarios, los baños y el servicio de megafonía

lorena g. c.
vigo / la voz

El presidente Carlos Mouriño aprovechó la junta general de accionistas para responder al alcalde Abel Caballero respecto a la inversión que el Celta lleva efectuado en el estadio de Balaídos, indicando que la entidad lleva gastados 6.130.000 euros.

«Estamos escuchando que el Celta invirtió en Balaídos 900.000 euros y nos lo repiten creyendo que repitiendo la cosas son ciertas y son verdades, cuando se sabe que hemos invertido a día de hoy 6.130.000 euros. Y si se sabe, por qué no se reconoce y no se dice, esas son las preguntas que también nos hacemos nosotros», comentó el presidente, que indicó que cuatro millones de ese gasto se habían realizado entre los años 2015 y 2017.

En alusión a las palabras del alcalde, precisó que «si lo que se quiere decir es que en cemento gastamos 900.0000 euros, es verdad, que fue la grada a la que nos comprometimos y la que se acabó en plazo (la antigua Preferencia)», pero a mayores, según sus palabras, el Celta también corrió con el arreglo de los vestuarios, de los baños, y de megafonía del estadio «que en principio estaba incluida, y lo pagamos en dinero contante y lo podemos demostrar con las facturas que ponemos a disposición de quien quiera verlas».

La ciudad deportiva, como sea

Carlos Mouriño anunció que la sede estará disponible a partir del mes de marzo, según le confirmó el arquitecto en la mañana del lunes, y aunque no sea de su agrado admite que terminarán aceptando continuar en un estadio que dista mucho de lo deseado. «Va a ser muy difícil que todos quedemos conformes dado el avance que llevan las obras, otra cosa es que porque hay una inversión de Vigo muy grande podamos llegar a un acuerdo, pero no será porque estemos conformes», indicó mientras mostraba su deseo de que las reuniones infructuosas den paso a acuerdos para seguir hacia adelante. Las obras del estadio y las incomodidades fueron uno de los asuntos más criticados por los accionistas en el turno de ruegos y preguntas.

Pero en donde se mostró inflexible Mouriño fue con la construcción de la ciudad deportiva, un pilar de su proyecto al que no va a renunciar. «Vamos a tener una ciudad deportiva muy digna y que no nos importe en donde esté ubicada. Vamos a seguir en la pelea, pero lo llevará e a cabo hagamos en donde lo hagamos y contra quien lo tengamos que hacer», zanjó el presidente después de explicar que «fueron rechazados cuatro proyectos, pero nos quieren enfrentar a la ciudad de Vigo diciendo que no nos vayamos a otro sitio aunque aquí no nos den el permiso porque eso es ir contra la ciudad. Y yo me pregunto, ¿quién va en contra de la ciudad? ¿quien impide el desarrollo del Celta?». Volvió a incidir en la teoría de que el club necesita patrimonio a la entidad.

La entidad prevé que ingresará 27 millones menos que la campaña anterior

El Celta aprobó un presupuesto de 69 millones de euros para el próximo curso que supone una rebaja de 27 millones respecto a los ingresos reales del año pasado, que finalmente alcanzaron los 95 millones de euros empujados fundamentalmente por la participación del equipo en la Europa League. Las dos partidas con un descenso más significativo estarían preciamente en el apartado de la UEFA, que añadieron a las arcas célticas alrededor de 21 millones de euros. La previsión en la venta de jugadores descendería de 18 (computado Pape) a 8,5, pero esta cifra quedaría obsoleta si sale adelante la operación de Maxi Gómez o cualquier otra que no esté contemplada a día de hoy.

El presupuesto que presentó el club superaría los 68 millones de euros y la mayor parte se destinará al coste de la plantilla, que acapararía el 44,3 % del total, localizando así 30 millones de euros para sueldos y salarios, 1,7 millones para adquisición de jugadores y 12,7 para amortizaciones. A nivel porcentual, esto implicaría que el 57 % de los gastos de la presente temporada serían para personal. Estas partidas decrecerían al no haber por medio las primas de la Europa League (seis millones el curso pasado).

Con las cifras en la mano, la previsión del departamento financiero del Celta es acabar la próxima campaña con un beneficio de 3,697.000 euros, una cifra que apunta a quedarse muy corta, siguiendo la línea ascendente del club en las últimas temporadas. Desde siempre, el consejo de administración que preside Carlos Mouriño se ha caracterizado por presentar presupuestos muy ajustados y que por norma acaban disparándose positivamente.

57 millones en inversiones

Durante la junta, se informó que el Celta lleva acumulado 63 millones de beneficio y una inversión por valor de 57 millones, algo posibilitado porque las ganancias siempre han estado por encima de las expectativas en el último lustro.

«Si Sergio cree que va a rendir muchos años, no le cuesta nada ir año a año»

L. G. C./ X. R. C.

Mouriño dice que a partir de los 31 años la norma del club es renovar por un curso

A poco más de un mes para que Sergio Álvarez sea agente libre, su renovación no parece sencilla. El presidente del Celta, Carlos Mouriño, argumentó el martes el porqué de la oferta de un año que el club ha presentado al portero, y que a día de hoy parece una cuestión insalvable. «Siempre vamos a llevar la misma política: a los jugadores que lleguen a los 31 años estando con nosotros, no los que vengan, que pueden llegar a 32 o a 33, sino los que estén con nosotros con 31 años, siempre le vamos a ofrecer la renovación por un año». Y puso como ejemplo el caso de Borja Oubiña.

Seguir leyendo

El club pagó al contado los fichajes de Emre Mor, Lobotka y Jozabed

El Celta se ha gastado en los últimos cuatro meses, de junio a octubre, 24,4 millones de euros, casi todos ellos destinados a la compra de jugadores.

De esa cantidad destacan los 14 millones que el club desveló de un modo oficial que pagó por Emre Mor al Borussia Dortmund. Felipe Miñambres, el director deportivo, explicó cómo se había gestado el fichaje: «Emre Mor estaba fuera en un momento dado, más cerca del Inter, pero la venta de Pape hizo que pudieran concretar la opción».

A mayores, se confirmó que el fichaje de Lobotka costó 5,1 millones, por Jozabed debieron pagar al Fulham 4.350.000 euros y a mayores se hizo una amortización de medio millón por Pione Sisto y por Hjulsager 100.000 como parte de 1,1 millones. Además desembolsó 366.000 euros por otras inversiones, aspecto centrado especialmente en la sede de Príncipe. Este desembolso vino posibiitado por los casi 30 millones que la entidad tenía en caja al cierre del ejercicio pasado.

Durante su exposición, María José Herbón, la directora financiera, puso especial énfasis en el crecimiento a lo largo de los últimos cinco años. Destacó como ejemplo la evolución patrimonial pasando de un pasivo de 78 millones de euros a un patrimonio neto de 58 millones. Además, la rentabilidad económica supera el 30 % y se sitúa muy por encima de la media del sector.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Celta dice que lleva invertidos en la reforma de Balaídos 6,1 millones