El Celta puede batir en Rusia su tope de jugadores en un Mundial

Las selecciones de Aspas, Guidetti, Maxi Gómez, Radoja, Pione Sisto y Daniel Wass estarán en la fase final y los célticos aspiran a ser convocados


vigo / la voz

La suerte está echada. La nómina de selecciones que pugnarán en Rusia por alzar el trofeo de campeonas del mundo ya está completa y en ella aparecen cinco combinados con representación en las filas célticas. Hasta media docena de jugadores del Celta pueden soñar a día de hoy con estar entre los elegidos para disputar el esperado Mundial, y esa cifra batiría el tope de representantes que el club ha tenido en una Copa del Mundo. A lo largo de sus 94 años, solo una docena de futbolistas que estuviesen en ese momento el equipo vigués se han vestido de mundialistas.

 

Iago Aspas intentará convencer a Lopetegui de que es necesario en Rusia, lo mismo que un John Guidetti cuya Suecia se apuntó en la repesca. Maxi Gómez es un novato en Uruguay pero aspira a ser de los citados por Tabárez; Radoja, superada su lesión, intentará hacerse un hueco en el combinado absoluto serbio; y Dinamarca, tras sellar su billete ante Irlanda, tiene en Pione Sisto a un firme candidato a la titularidad y en Daniel Wass a un jugador que por calidad debería estar en la lista, pero que no está siendo convocado por su seleccionador.

Los seis potenciales célticos en Rusia marcarían un nuevo registro histórico de jugadores del Celta en un Mundial. En la cita de Corea y Japón, en el 2005, cinco futbolistas que en aquel momento vestían la celeste compitieron con sus selecciones. Fueron Juanfran con España, Gustavo López y Pablo Cavallero con la Argentina de Bielsa, y Mostovoi y Karpin con Rusia. A ellos se uniría un Benni McCarthy, que en la campaña 2001/02, aún perteneciendo al Celta, había estado cedido en el Porto, y que regresó a Vigo tras la cita mundial. Contando al sudafricano, la lista ascendería a seis futbolistas, igualando los ahora candidatos del equipo de Unzué.

Un puñado de elegidos

Tan solo una docena de jugadores que en ese momento defendían la camiseta del Celta han podido disfrutar de una Copa del Mundo. La lista la inauguró el defensor Gabriel Alonso, que defendió los colores de España en el Mundial de Brasil de 1950 que coronó a Uruguay.

Hubo que aguardar al fútbol a color para volver a ver a un celeste en el máximo torneo de selecciones. Santi Cañizares y Jorge Otero fueron citados por Javier Clemente para la cita de Estados Unidos poniendo su grano de arena en una selección de renombre de la que también formaba parte el exentrenador celeste Luis Enrique.

En Francia, en 1998, Dinamarca reclamó al primer noruego que vistió de celeste, Dan Eggen, mientras que Goran Djorovic defendía el escudo de la extinta Yugoslavia. Cuatro años más tarde llegó el Mundial de Corea y Japón, y hace tres años, con Brasil de nuevo como escenario, Augusto Fernández y Fabián Orellana vieron cumplido su sueño de estar en el torneo. El hoy jugador del Atlético fue finalista.

Wass: «Para mí, puedo jugar en la selección, pero no he sido convocado»

Por qué el seleccionador danés ha dejado de convocar a Daniel Wass es un misterio cuya explicación solo podría estar en que haya poco entendimiento entre los dos, ya que por nivel futbolístico el jugador del Celta está para ser titular con la Dinamita Roja. Así lo cree él también. «Para mí, puedo jugar en la selección, pero no he sido convocado», resumía ayer en A Madroa tras mostrarse feliz por la clasificación de su equipo nacional para el Mundial de Rusial.

«Estoy feliz de que mi país se haya clasificado. Quiero jugar con la selección, pero estoy aquí y no allí, no me convocan y no hablo con el seleccionador. Juego aquí todas las semanas y podría ir, pero la verdad es que no me llaman», argumentó el centrocampista, que sostiene que es Åge Hareide el hombre que tiene la respuesta.

Lo que no oculta Wass es que le haría ilusión poder acudir a un Mundial en el que está llamado a destacar su compañero Pione Sisto.

La felicidad de Maxi Gómez

El que sí ha recibido la llamada de la selección es un Maxi Gómez que tras disputar el último cuarto de hora del amistoso que enfrentó a Uruguay y a Austria se declaró «muy contento». «Jugar al lado de ellos es muy lindo, aprender cosas de sus movimientos, de cómo definen, es un sueño jugar con ellos y aprender de ellos y soy muy feliz», comentó el delantero del Celta.

El atacante comentó tras la contienda que tenía claro que debía «seguir mejorando» y confió en que con su esfuerzo el seleccionador pueda seguir contando con él en la celeste. Tener en el horizonte el Mundial podría ser el elemento que anime al charrúa a continuar en Vigo en detrimento de la oferta china.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Celta puede batir en Rusia su tope de jugadores en un Mundial