El Celta hizo los deberes del día por la vía rápida y espantó sus fantasmas a pares, pero ni con el 3-0 que mostraba el marcador a la media hora Balaídos pudo vivir un día tranquilo. Porque los vigueses hicieron un primer tiempo notable, con fútbol en el centro del campo y mucha pegada arriba con Iago Aspas como máximo ejecutor, pero el gol de Raúl García antes del descanso y un par de acciones del rival en el inicio del segundo tiempo hicieron aflorar el miedo a una nueva remontada en contra. Al final no fue así y el Celta se sacudió por fin el estigma del Athletic, ganándole 14 años después en Balaídos y de Gil Manzano, que ayer pasó más desapercibido de lo normal.

 

El Athletic salió a presionar y a tener el balón y se encontró con un Celta que hizo sangre cada vez que fue capaz de buscar la mejor salida de balón, cuestión alcanzada merced a la precisión y clarividencia de su centro del campo. Tres goles en el margen de 10 minutos, y antes de la media hora firmó el conjunto de Unzué. Los tres haciendo daño a la espalda de la defensa rojiblanca. El primer tanto lo marcó un central que acudió al remate de una jugada combinativa, Sergi Gómez, de cabeza y con una parábola que mantuvo el suspense hasta que se coló. El segundo se lo fabricó Aspas convirtiendo en asistencia un despeje de Fontás. Iago le ganó la posición al central con el cuerpo y cuando entró en el área batió a Kepa con un disparo cruzado que hizo inútil su media salida. El tercero fue de cabeza, de nuevo de Aspas tras un centro de Wass. El moañés ya lleva seis y empata con Maxi Gómez en el pichichi celeste.

Todo era demasiado idílico. Tres goles de renta, el Athletic hecho unos zorros, que no un león, y Gil Manzano desapercibido, pero en la recta final del primer tiempo los bilbaínos dieron un paso adelante y Raúl García acortó distancias con una volea desde la frontal.

El 3-1 no cambió el signo del partido, pero sí alteró el orden de juego. La clarividencia y estética del Celta con el balón dio paso a un ejercicio de supervivencia para proteger el resultado. Con dos cambios (entraron Iturraspe y Aduriz), el Athletic empujó con todo en busca de un gol que le metiese de lleno en el partido en el arranque del segundo tiempo, en el que se vio beneficiado además por el sol, que daba de frente en la zaga y el portero vigués. La mejor manera de abortar esta intentona era con un nuevo mazazo, pero Iago Aspas no pudo acertar ante Kepa en un buen centro de Maxi Gómez. Fue la jugada anterior al lance polémico de la jornada, cuando los bilbaínos reclamaron gol en un remate de cabeza de Laporte que Rubén Blanco despejó sobre la misma línea de portería. Gil Manzano hizo caso omiso a las reclamaciones vizcaínas y el asedio tocó a su fin con un remate de Unai, que libre de marca, no encontró portería.

Para entonces faltaban 20 minutos y el Celta recuperó la manija. No tuvo tanto el balón, pero dejó de su sufrir, con posesiones más largas, con un partido más trabado y alguna salida a la contra para sentenciar. La más clara volvió a firmarla Aspas, que quiso cerrar el partido con una de sus vaselinas características, pero se fue alta por centímetros. Williams con un disparo y Aduriz con un tiro que dio en un lateral del poste erraron en el último intento pero dejaron la sensación de que este Celta sufre más de la cuenta para ganar. Incluso en uno de sus días más iluminados.

Ficha técnica:

3 - Celta: Rubén; Hugo Mallo, Sergi Gómez, Fontás, Jonny; Wass, Tucu Hernández, Lobotka (Radoja, min. 84); Sisto, Maxi Gómez (Guidetti, min. 76) y Aspas

1 - Athletic Club: Kepa; Bóveda (Lekua, min. 73), Unai Núñez, Laporte, Balenziaga; Vesga (Iturraspe, min. 45), San José; Susaeta, Raúl García, Córdoba (Aduriz, min45); y Williams

Goles: 1-0, m.16: Sergi Gómez. 2-0, m.23: Aspas. 3-0, m.26: Aspas. 3-1, m.38: Raúl García.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Sergi Gómez y a Maxi Gómez, por parte del Celta, y a Vesga, Balenziaga y Aduriz, por parte del Athletic.

Incidencias: partido correspondiente a la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 19.876 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de tres abonados del club.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Celta espanta sus fantasmas