Unzué: «A estas alturas de Liga ya no puede haber excusas»

El técnico destaca que el equipo ya ha tenido tiempo de asimilar sus ideas


Vigo

Juan Carlos Unzué no quiere hablar de partidos trascendentales a las alturas en las que se encuentra la competición. Pero, al mismo tiempo, asegura que después de cuatro meses y medio de trabajo con el grupo, «ya no hay excusas» y sí piensa que los tres puntos de hoy serían fundamentales para cambiar la dinámica. De paso, se propone dar una alegría a la afición en el partido en el que la grada de Río volverá a acoger a aficionados después del cierre de la anterior jornada en la que el equipo actuó como local.

La semana

Del duelo a la concentración en lo que viene. La derrota de hace una semana ante un Málaga que todavía no había sumado de tres supuso un duro golpe para el Celta. Unzué no esconde que la plantilla pasó por un momento inicial «de duelo», pero asegura que desde el miércoles el equipo se ha preparado a conciencia. «Pensábamos que era el momento y no pudimos aprovecharlo. El inicio de semana no fue fácil por lo ilusionados que estábamos con ese partido, pero desde el miércoles nos hemos preparado muy bien», recalcó. Además, incidió en que la derrota de La Rosaleda no fue una cuestión «de actitud, sino de contundencia». Les faltó, a su juicio, «ir a por el rival desde el primer minuto».

 

Momento

Una jornada para cambiar la dinámica. Las jornadas que acumula el Celta sin ganar en casa en Liga -sí venció en Copa al Eibar- pesan. El técnico del equipo huye de hablar de partidos definitivos, pero sí concede una relevancia a lo que ocurra esta tarde. «Es una jornada importante para cambiar la dinámica de derrotas de la Liga», admite. Además, no pierde de vista que se avecina un parón e insiste en su idea de que el trabajo durante los próximos quince días siempre está condicionado por el resultado que se obtenga justo antes. «Se trabaja de manera diferente cuando pierdes que cuando ganas. Pero no tengo duda del rendimiento de mis jugadores y espero que seamos capaces de dar una alegría», manifestó el navarro.

Evolución

Ideas interiorizadas, pero margen de mejora. Juan Carlos Unzué sigue buscando la explicación al irregular arranque liguero del Celta en el proceso de adaptación necesario para que los jugadores capten sus ideas. Sin embargo, fue contundente al afirmar que llegados a este punto de la competición, «ya no hay excusas». «Vienes con una idea diferente, intentas transmitirla y cuando los resultados no son tan buenos de inicio, eso hace que el proceso sea más lento. Pero eso no nos va a servir como justificación, porque llevamos cuatro meses y medio y los jugadores conocen la idea», valoró el técnico del Celta. Recuerda que hay margen de mejora, pero al mismo tiempo insiste en que «no hay excusas para este partido».

Rival

A aprovechar la ventaja del cansancio del Athletic. Unzué considera «una ventaja» que el Athletic haya jugado entre semana en la Europa League y que haya tenido menos tiempo para centrarse por completo en este compromiso. «Tenemos que intentar aprovechar el cansancio. Ellos han tenido la mente en otro partido hasta el jueves por la noche mientras que nosotros hemos tenido cuatro días limpios para prepararlo», valoró. Aunque espera a un rival agresivo y con un ritmo alto de juego, la idea de Unzué es tratar de «desgastarlos y que sientan el cansancio acumulado con el paso de los minutos».

Racha

Demasiado tiempo sin ganar en Balaídos. Unzué admite que la afición lleva «bastante tiempo» sin ver ganar a su equipo en Balaídos. Entiende que esa circunstancia funciona como un estímulo más para ir a por la victoria. «Siempre pienso que tenemos que dar a la gente algo para que sienta al equipo como suyo y se involucre. En eso estamos», comentó. Además, aseguró que el equipo será más fuerte con los aficionados de Río de vuelta en el estadio. «Espero que los que vengan salgan del campo con ilusiones renovadas y orgullosos de lo que les muestre el equipo».

Reencuentro entre dos viejos amigos y rivales

Cuenta Unzué irónico que sus amigos en la época de juveniles siempre le hacían gol. Fue el caso de José Ángel Cuco Ziganda, el técnico del Athletic Club al que hoy se enfrenta. Ambos son navarros, se llevan un año y coincidieron en Osasuna en la temporada 1987/1988. Aunque luego tomaron caminos separados, ambos incidieron ayer en la amistad que han seguido manteniendo en el tiempo. «Me marcó un gol en juveniles estando él en Pamplona y yo en Osasuna. Coincidimos el primer año de profesionales en el B y luego ya me fui al Barcelona y él a Bilbao», recordó el técnico del Celta.

«Circunstancias estresantes»

También el preparador del conjunto vizcaíno se refirió al vínculo que les une, revelando que sus respectivas familias son «íntimas». «Le conozco desde los 13 años. Va a ser un partido muy especial. Los dos estamos en circunstancias muy estresantes. Tenemos una relación de amistad tremenda y cada uno defenderá lo suyo», explicó. Hizo hincapié en que ambos llegan en una situación delicada. «Quizás en Sanfermines recordaremos este partido con más humor. Ahora cada uno defendemos lo nuestro y no estamos para exquisiteces», admitió.

Unzué ahondó más en el vínculo que conservan actualmente. «Mantenemos una gran relación personal y muy abierta en lo futbolístico. Él también es un apasionado de esto, lleva mucho años y es un gran entrenador», valoró. Confesó Unzué, asimismo, que él siempre tuvo la sensación de que su amigo iba a acabar en el banquillo del Athletic y también fue su apuesta cuando se supo que Valverde cambiaba de aires. «Está viviendo un año que no es fácil porque vienen de temporadas muy buenas y algunas bajas les han hecho resentirse», añadió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Unzué: «A estas alturas de Liga ya no puede haber excusas»