Negociaciones a dos velocidades

El Celta pretende apurar al máximo las gestiones con Radoja, no descarta que Wass cumpla todo el contrato y con Sergio hay predisposición a la continuidad


Vigo

El Celta seguirá caminos diferentes en la negociación con Daniel Wass y Nemanja Radoja. Con paso más apurado en el caso del serbio y con mayor tranquilidad con el danés. La diferencia viene marcada por la edad. El caso de Sergio Álvarez es diferente. Se le considera un hombre de la casa a todos los efectos y todo apunta a que tendrá una propuesta de renovación sobre la mesa.

A Wass le queda año y medio de contrato en Vigo y cuando acabe habrá cumplido los 30. A esa edad el futbolista buscará el mejor contrato posible para poner colofón a su carrera deportiva. El Celta no descarta que ese último contrato pueda ser vestido de celeste pero con el conjunto vigués marcando los tiempos. Las exigencias del jugador llevaron a un punto muerto las negociaciones, que se puede retomar en cualquier momento o dilatarse en el tiempo. En los escenarios contemplados incluso aparece un caso Krohn-Dehli, cuando el también danés mantuvo una negociación abierta durante casi una temporada y al final terminó marchándose libre al Sevilla.

 

El Celta no pudo quedarse con él, pero disfrutó de un futbolista a su mejor nivel durante tres años. Wass lleva a ese gran nivel desde que llegó a Vigo. Brilló en los dos primeros años con el Toto Berizzo y está siendo un jugador fundamental para Unzué por su polivalencia y su trabajo de equipo. En su tercer curso lo está jugando todo a un excelente nivel y en el club confían que puede seguir en la misma línea vestido de celeste.

En consonancia, parece difícil que se cumpla la profecía del representante del jugador, que después de dejarse querer por el Sevilla apuntó a una venta el próximo verano si no produce antes un acuerdo. Con solo un año por delante la operación no sería muy ventajosa en lo económico y permitía al Celta disfrutar de uno de sus mejores profesionales durante un último año, curso además, en el que tendría que destacar para coger el mejor contrato posible. La gente, directores deportivos incluidos, siempre se quedan con la última impresión.

No obstante, en esta situación hay que tener en cuenta que tanto Daniel como su familia están integrados por completo en Vigo y que el deseo del jugador es seguir en el Celta, aunque con una retribución sustalcialmente mejor que la actual. 

La juventud del serbio

El caso Radoja es distinto y a priori la continuidad está más próxima. Nemanja tiene 24 años y una larga vida deportiva por delante y el Celta está muy interesado en asegurar cuanto antes su presencia en un futuro. Por eso la negociación debe ir más deprisa para que el serbio no se convierta en agente libre en enero del 2019. Hace tiempo se desvelaron los primeros avances pero por el momento el acuerdo no ha cristalizado. Radoja debe ser un jugador de mucho peso en el Celta de las próximas temporadas sin descartar, en función de su crecimiento, una venta millonaria. Su nombre ya ha sonado para varios equipos, especialmente de la Premier, aunque el último con el que se le vinculó fue el Atlético de Madrid, club que en su día se llevó a otro mediocentro celeste como Augusto Fernández.

El jugador siempre mostró su confianza en seguir en Vigo, aunque sin entrar nunca en los pormenores de su continuidad.

 

La otra renovación pendiente, la más apremiante en cuanto a fechas ya que en dos meses será agente libre, es la de Sergio Álvarez. Aunque por el momento no hay ningún movimiento concreto, todo indica que el conjunto vigués quiere premiar la fidelidad de O Gato ampliando un contrato que expira el 30 de junio. Se le considera un hombre de club y no puede descartarse que el acuerdo se oficialice antes del 31 de diciembre para no sembrar la duda sobre su continuidad.

 

Incremento de 22 millones para plantel en dos años

Los altos ejecutivos célticos han comentado en más de una ocasión que el primer objetivo en la actualidad es preservar la plantilla y redondear el equipo con fichajes contados y escogidos. Y a esa tarea, además de tiempo, le han encomendado una cifra considerable de dinero para retener a los jugadores más importantes entre el que se puede incluir el trío de renovables por diferentes motivos.

En solo dos años, el incremento del gasto destinado a la primera plantilla se ha disparado en 22 millones de euros. Porque las cuentas del curso 14/15 aprobaron un gasto para plantilla de 14,2 millones de euros y en las correspondientes al ejercicio recién acabado (16/17) esa cifra se disparó hasta los 36,5 según consta en la memoria que será sometida a debate en la junta general de accionistas. En medio de ambas cifras aparecen los 27,2 de la 15/16. El instante, seguramente, en donde se produce el punto de inflexión entre la economía de resistencia y el momento de redondear el equipo.

No obstante, aunque las cifras se hayan incrementado de un modo importante en los tres últimos ejercicios, la filosofía sigue siendo la misma: fichar a jóvenes con talento que crezcan en el club y se puedan convertir en activos importantes. Futbolista como Pione Sisto, que además de rendimiento puedan dejar unos dividendos importantes en el club en caso de venta.

Como curiosidad, el Celta recibió una oferta por Maxi Gómez el mismo día que se formalizó su fichaje. Era justamente por el doble de dinero que le costó al equipo vigués. Si sigue marcando los cuatro millones que marcó se multiplicarán por mucho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Negociaciones a dos velocidades