«La certeza de que la grada estará operativa para el Athletic es total»

Abel Caballero asegura que el graderío de Río abrirá ante los bilbaínos, aunque sin cubierta, y defiende que se acabará la obra en el plazo establecido


vigo / la voz

Abel Caballero tomó la palabra en la mañana de ayer para detallar cuál es la situación de la ya tristemente famosa grada de Río, adelantándose en su exposición a algunas de las cuestiones que, ya por la tarde, le planteó Carlos Mouriño en su comparecencia. El alcalde de Vigo aseguró que la bancada estará operativa para el partido del 5 de noviembre frente al Athletic de Bilbao, aunque sin cubierta, y aventuró incluso que la obra de reforma acabará en plazo.

«Las piezas defectuosas ya están detectadas y sabemos cuántas son, 64, y dónde están», dijo el regidor vigués, que el día anterior había dejado caer que la cifra podría ascender hasta cerca de 300 unidades. «Cada una está numerada y son de un fabricante que tuvo problemas con una de las máquinas los días 8, 9 y 10 de agosto». El paso a seguir ahora, desgranó, es «bajar la estructura en la que están localizadas todas estas piezas detectadas. Es una estructura en forma de L», y agregó que «todo aquello que tenga la más mínima probabilidad de tener alguna pieza defectuosa» también se bajará.

Según la previsión del regidor, «en este momento la certeza de que la grada va a estar operativa para el Athletic de Bilbao es total. Por supuesto, no tendrá cubierta porque se desmontó toda la parte que ya estaba cubierta», prosiguió Caballero, que envió a los abonados y aficionados un mensaje de disculpa.

«Quiero trasladarle a los abonados de Río, y en general a la afición, nuestras disculpas. Fue un caso de fuerza mayor y tuvimos que tomar la decisión a nuestro pesar porque nos gustaría que no hubiera pasado, como es natural». El mandatario recordó que intentaron montar una pantalla gigante para poder ver el encuentro contra el Atlético de Madrid en Castrelos pero que por cuestión de derechos fue imposible.

Acabar la obra en plazos

La obra de la reforma de Río se acabará en plazos. Así lo aseguró Abel Caballero en su comparecencia, asegurando que ese es el segundo objetivo que se han marcado desde el Concello. «Vamos a acabar la obra en el plazo establecido en el contrato, por lo tanto se va a recuperar todo este tiempo muerto producido por tener que desmontar parte de lo que ya estaba instalado como consecuencia de las piezas defectuosas detectadas. Ya tenemos el espacio preparado abajo, son piezas de tamaño importante y está todo preparado y listo para acoger todas las piezas», detalló el alcalde.

Mensaje para Mouriño

Además de pedir disculpas a los abonados y a la afición por el cierre de Río en el partido contra los de Simeone, Caballero aprovechó su intervención para agradecer al Celta su comportamiento, horas antes de que Carlos Mouriño, como tenía anunciado desde hacía días, compareciese ante los medios para exponer la versión céltica del asunto. «Quiero agradecer al Celta su comportamiento, a la directiva y a su presidente, y en el partido contra el Bilbao pues estaremos con la grada», insistió el máximo responsable del gobierno vigués, al que más tarde Mouriño reprochó no tenerle informado de la situación, más allá de la prensa.

Mouriño convence a la afición, que se suma a su petición de que el Concello mueva ficha

En el mismo medio donde multitud de celtistas habían expresado su malestar por el cierre de Río en el partido del domingo, las redes sociales, la afición valoró ayer la intervención de Carlos Mouriño. Las explicaciones de presidente del club sobre la desinformación por parte del gobierno municipal, que le comunicó a última hora que la grada no podría abrirse, convencieron al grueso de los aficionados, que aplaudieron sus palabras y, en algunos casos, instaron al Concello a darle la respuesta que pide.

«Hoxe falou o presi, fíxoo sabiamente. Agora toca que o Concello aporte solucións, arreglando ou retirando xa a cuberta danada. Respecto», se podía leer en el perfil de Twitter de la peña Preferencia Celeste, que incidía en la palabra clave del comunicado que las peñas hicieron público el lunes. «Non podemos senón suscribir as palabras de Mouriño. Solucións á bancada de Río xa! Basta de xogar connosco», añadían.

De manera más escueta, la Peña do Baixo Miño también se ponía de su parte: «¡Ben falado, presi! ¡Solucións xa», pedía. Desde el colectivo vigués Afouteza se recordaba que ahora es el turno de que Caballero mueva ficha. «Alcalde, é o seu turno. A traballar», decían. La misma idea en la que se detenía el presidente de Morriña Celeste, Fernando Juncal. «Después de la rueda de prensa de Mouriño, Abel Caballero tiene la pelota su tejado. Ahora le toca hablar clarito a él», mantenía.

«No soy ni pro Mouriño ni pro Abel, pero en este tema creo que el presidente tiene razón y Caballero se está columpiando», valoraba Jorge Garea. Iván Rodríguez, por su parte, no dudaba: «Levo do lado de Mouriño desde que se anunciou a reforma, dándolle a razón e chegando a dudar da súa veracidade nalgún momento. Sigo aí».

Entre los más críticos, Antón Campos: «Que un buen gesto con la afición por parte de la directiva sorprenda tanto define el mandato de Carlos Mouriño. Siempre de espaldas a la gente», valoraba. Le recordaba también que en su día habló de marcha irreversible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«La certeza de que la grada estará operativa para el Athletic es total»