Los célticos presumen de precisión en los centros

Los vigueses envían el balón al fondo de la red en uno de cada 16 centros que proponen


El Celta está en construcción. Ha cubierto las siete primeras etapas de la Liga con un fútbol discreto, con muchos problemas defensivos, pero también con algunas buenas noticias, como son la faceta goleadora de Maxi Gómez, los réditos que extraen a las jugadas de estrategia y también la efectividad en el apartado de centros.

Tomando como referencia los datos de las siete primeras jornadas -hoy los vigueses disputan el octavo encuentro-, los celestes son el segundo equipo de la Liga, solo por detrás del Betis, que menos centros necesita generar para encontrar gol. Los vigueses envían el balón al fondo de la red en uno de cada 16 centros que proponen, mientras los béticos aciertan cada trece tentativas, según @FutbolAvanzado. El Barcelona, con 19 centros al área por cada gol, cierra el podio del apartado, que contabiliza los goles tras remate directo o prolongación, así como los generados tras rechace dentro del área o en propia puerta.

Frente al provecho que sacan los celestes y los béticos a los centros al área, en el lado opuesto se encuentra un Villarreal que en 108 todavía en siete partidos no han marcado ningún gol, o un Real Madrid que necesita una media de 106 para ver portería.

El fútbol ofensivo que promulga el nuevo Celta insiste en facetas ya vigentes como la apuesta por la presencia ofensiva de los laterales. Hugo Mallo y Jonny son dos jugadores más a la hora de incorporarse y colgar balones al área o habilitarlos para sus compañeros. Lo mismo sucede con la polivalencia de Daniel Wass, el jugador céltico que más centros pone por partido, o con un Pione Sisto que tiene en su fútbol las dos vertientes. El danés lo mismo busca poner balones al área para que sus compañeros los remate, como se empeña en entrar con el balón jugado hasta la cocina, con el riesgo que ello conlleva.

La medida del portal estadístico WhoScored sitúa en un total de 102 los centros al área que lleva el Celta en las primeras siete jornadas de Liga, lo que promediaría 14 intentos por partido. Ante la Real Sociedad los vigueses buscaron hacer daño con 14 centros, ante el Betis la cifra cayó a 18, y frente al Alavés la estadística se disparó. Los celestes consiguieron centrar en 23 ocasiones y acabaron encontrando el gol poco después de la media hora con Maxi Gómez ejerciendo de ejecutor.

El partido frente al Espanyol dejó una docena de balones centrados por los celestes, que en Éibar apenas recurrieron a esta faceta. El duelo de Ipurúa, el más prolífico en la faceta ofensiva celeste hasta el momento, acabó con cuatro goles que surgieron, en su mayoría, a balón parado. Ese día los hombres de Unzué recurrieron en cinco ocasiones a los balones centrados. Ante el Girona, en la vuelta a Balaídos, la estadística se fue hasta los quince.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los célticos presumen de precisión en los centros