Wass, el jugador fundamental

El danés es el medio con más minutos, jugó en todos los partidos y suma dos goles y dos asistencias


Vigo / La Voz

Cuando en el verano Unzué habló de poblar de jugones el centro del campo del Celta y teniendo en cuenta la renovación estancada para su ampliación de contrato todo invitaba a pensar que a Daniel Wass (Gladsaxe, Dinamarca, 1989) le esperaba un año difícil tras el cambio de entrenador. Nada más lejos de la realidad. El danés se ganó la titularidad durante la pretemporada, se ha convertido en un jugador fundamental para sostener a un equipo falto de equilibrio y es el centrocampista que más participó hasta la fecha: en seis partidos como titular y en otro saliendo desde el banquillo (ante el Getafe en la semana de tres encuentros).

Wass, que ya ha combinado con el resto de centrocampistas celestes, se ha movido casi siempre en el costado derecho del trivote que Unzué pone en escena. Para escoltar a Iago Aspas y para posicionarse en banda en el 4-4-2 de los vigueses en fase defensiva. En ataque, casi siempre ha buscado ese costado derecho que deja libre el de Moaña en su constante viaje al centro. En el último partido, con un matiz hacia el doble pivote en el centro del campo con Lobotka y Jozabed, fue el danés quien más actuó de media punta. En los dos frentes cumplió sobradamente.

Además, Daniel se ha subido a la ola del gol. Marcó en Ipurúa el cuarto y último de la goleada celeste al culminar un contragolpe y repitió en el último partido ante el Girona al marcar de falta directa, una de sus especialidades.

Ese tanto se convirtió en uno de los goles de la jornada. Era un tiro relativamente lejano y tras superar a la barrera de cuatro jugadores que puso como muro Machín, el balón cogió un efecto que dejó sin recursos a Gorka Iraizoz. La pelota parada es una de sus armas predilectas. Desde su llegada a Vigo anotó ante de falta directa ante el Las Palmas, Almería, Panathianikós y Krasnodar.

También suma en esta Liga dos asistencias. La última, en el gol de Pione Sisto que abrió la lata en el último partido. La anterior había sido ejecutando un córner para Maxi Gómez.

Curiosamente, este buen arranque y sus dos buenas temporadas anteriores vestido de celeste no le dan para ser un fijo en la selección de Dinamarca, de la que además ha desaparecido de las convocatorias. En su día lo hizo a petición propia para poder descansar en verano y cargarse las pilas.

Su ausencia de los partidos internacionales le abre un tiempo precioso para recuperarse del derroche de cada partido, porque si Wass ha demostrado algo desde que llegó al Celta en el verano del 2015 procedente del fútbol francés, es que el esfuerzo no se negocia.

A una temporada y media, de la finalización de contrato (junio del 2019) si sigue manteniendo este nivel el Celta tendrá que comenzar a mover ficha para ampliar su estadía en Balaídos. De lo contrario, el próximo verano puede ser movido para él si los vigueses quieren hacer caja. Por el momento, es un jugador fundamental.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Wass, el jugador fundamental