Las renovaciones de Radoja y Wass están en punto muerto

Miñambres espera que las conversaciones con Sergio comiencen pronto


vigo / la voz

Lo había dicho Daniel Wass. Las negociaciones para su renovación están paradas. Y lo mismo sucede con Nemanja Radoja. Las conversaciones con ambos, piezas clave en el Celta en las últimas campañas y el club están en un punto muerto, como reconoció el director deportivo del club vigués, Felipe Miñambres. «Todavía no hay, hemos tenido negociaciones en el pasado con sus agentes, cada uno hemos defendido nuestras posturas, alguna está mas cercana que otra, y de momento ni nosotros nos hemos acercado más a ellos ni ellos a nosotros. Es una situación que desde hace algún tiempo no se ha movido», dijo el maragato.

Los dos centrocampistas finalizan contrato en el 2019 y hace meses se intentó prolongar su contrato, pero las negociaciones se estancaron y ahora mismo no está claro cuál de las dos partes volverá a tirar de la cuerda. «Pasa igual que cuando vas con una chica, se puede acercar una chica o te puedes acercar tú. No sé quién se acercará antes».

El director deportivo céltico desveló que en uno de los casos habían estado «muy cerca» de firmar la ampliación de contrato, pero no se llegó a hacer y el tiempo sigue corriendo. En ese sentido, confía en que el cierre del mercado, con la situación más estabilizada, pueda ayudar a retomar la charla. «A veces en el mercado piensas que puedes salir y se para, ahora seguro que todos estaremos más tranquilos y con una perspectiva real de donde estamos. Es más fácil cuando no hay un mercado de por medio», defendió el maragato.

Lo que suceda en los próximos meses será determinante, ya que en el 2019 Radoja y Wass quedan libres. «Todavía les queda otro año. Uno quiere tener los deberes hechos pero a veces no te da tiempo o no puedes», y añadió que la única situación que les genera premura es la renovación de Sergio Álvarez, cuyo contrato vence el próximo verano. «Es una situación diferente, acaba contrato y nosotros estamos contentos con él. Lo normal es que en cualquier momento nos sentemos a hablar para tratar de acometer la renovación». En todo caso, sí admite que lo que uno quiere es tener los deberes hechos cuanto antes en todos los frentes, incluidos los de un Radoja cuya cláusula es de 20 millones de euros, cinco millones menos que la del danés.

Sobre el interés del Atlético por Nemanja, se limitó a decir que sabía que es un jugador que les gusta, pero nunca han recibido una oferta colchonera por él.

Más allá de las renovaciones, Miñambres prefirió no marcar un objetivo para la liga, señalando que mira partido a partido. Cree que el equipo, al estar construyendo un fútbol diferente, es normal que tenga altibajos y entiende que todos los futbolistas tienen «bastante margen de mejora».

«Hubo ofertas por muchos, pero no estaban en el valor que damos a los jugadores»

«Hubo ofertas por muchos, pero no estaban en el valor que nosotros dábamos a los jugadores». Así resumió Miñambres un verano de muchas llamadas a Praza de España. El director deportivo valoró que «para nosotros ha sido importante que la totalidad de los titulares han permanecido y que los que han salido, cedidos o rescindidos, eran gente que no tuvo tantos minutos la temporada pasada».

A la hora de confeccionar la plantilla, Miñambres desveló que «estamos contentos» con lo firmado y que consideran suficiente el número, aunque bien también habría tenido cabida Costas. Aseguró que en un primer momento se habló con Unzué de la posibilidad de reforzar el lateral zurdo pero el mister «tras ver la pretemporada de Pampín, estaba contento y tranquilo». Además, entiende que Roncaglia podría suplir a Jonny en esa postura. El lateral de Matamá tiene ahora mismo una cláusula de rescisión de 18 millones de euros.

Miñambres aseguró que nadie había llamado para llevarse a Rubén Blanco cedido y que el Celta tiene una gran confianza en el mosense. Además, entiende que todavía es muy pronto y que el jugador tendrá oportunidades.

Sobre la decisión de Iván Villar de quedarse en el primer equipo, desveló que le habían aconsejado que siguiese los pasos de Brais, es decir, que tuviese contrato profesional con el equipo de élite, pero con ficha en el filial para poder subir y bajar. El portero, sin embargo, prefirió la otra opción, «y la respetamos».

Sobre el fichaje de Mor, aseguró que no rompe la escala salarial del Celta y que fue una operación en la que trabajaban desde hace mucho, con altibajos, y en la que primó la decisión de Mor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las renovaciones de Radoja y Wass están en punto muerto