Vigo

Álex López se marcha del Celta «muy feliz». Quedándose con lo bueno de sus años en el club, que ha sido mucho según expresa en la carta de despedida que ha dirigido a la entidad y a su afición. Habla de la dificultad de expresar con palabras su «mezcla de sentimientos», pero se queda con que «vestir esta camiseta ha sido un orgullo y un privilegio».

El futbolista echa la vista atrás para recordar su llegada a un Celta que «por circunstancias estaba en una categoría que no merecía». Y asegura que desde el principio se dio cuenta de la «grandeza» del Celta, que no se mide «en dinero o número de títulos, sino en un sentimiento» que, confiesa, le atrapó de inmediato.

Menciona a muchas de las personas con las que coincidió en el equipo, cuerpo técnico, trabajadores y entrenadores, tanto los que le dieron oportunidades como aquellos a los que no logró convencer. Tampoco olvida a sus compañeros ni a la afición. «Por vuestro respeto y cariño, por apoyarme en los momentos buenos y en los malos. Sois clave», le dice al celtismo.

Y termina Álex recalcando que «se va el Álex López futbolista», pero que siempre será «un celtista más». «Gracias por tanto. Afouteza e corazón. Hala Celta», son sus palabras finales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Se va el Álex López futbolista, pero siempre seré un celtista más»