Control, pase y ritmo para un jugador que brilló en la Eurocopa sub-21

Desgranamos al nuevo fichaje del Celta, un centrocampista de corte ofensivo para Unzué


Dice el entrenador del Nordsjaelland, Kasper Hjulmand, que es muy difícil encontrar suficientes elogios para describir el fútbol de Lobotka. «Es indescriptible su forma segura de manejar la pelota y ofrece buenas oportunidades para su equipo todo el tiempo. Nos despedimos con gran tristeza, pero es el momento adecuado», recogía ayer la web del club danés a modo de despedida del jugador.

Las alabanzas se agolpan a los pies del centrocampista de corte ofensivo que se acaba de enrolar en el Celta. Destaca por su gran control del balón, por ser un gran pasador, por tener un hambre voraz de esférico y por su capacidad para conectar con facilidad con sus compañeros y repartir juego. Su buen ritmo de partido caracteriza a un jugador que la pasada temporada maravilló en la liga danesa por rendimiento y por cifras.

Lobotka acabó el campeonato como el tercer jugador que más minutos amasó, el que más contactaba con el balón (209 interacciones de media por partido), y el que más kilómetros recorría por encuentro de toda la Superliga danesa (12,05 por contienda). Cuando llegó a Dinamarca no sobresalía por su disciplina, pero durante las dos últimas campañas ha interiorizado que para llegar a lo más alto es imprescindible el esfuerzo. «Ahora es más que profesional. Trabaja muy duro para mejorar», dice de él su ya exentrenador, y lo corrobora el futbolista. «He aprendido mucho, en primer lugar, a entender lo que se necesita para poder ser un profesional», comentó el propio Lobotka a los medios del club danés en su despedida.

El eslovaco se define por el esfuerzo y por aspirar a entrar en contacto permanentemente con el balón. Le gusta que los partidos pasen por sus pies, pero priorizando lo colectivo. Un buen ramillete de cualidades que habían llamado también la atención del Palermo, que intentó sin éxito hacerse con los servicios del internacional.

El escaparate del Europeo

El pasado Campeonato de Europa sub-21 fue un auténtico escaparate para Lobotka. Se convirtió en el motor de su selección y su gran rendimiento le valió ser nombrado mejor jugador del partido en dos de los tres duelos que disputó. El año pasado debutó con la selección absoluta de Eslovaquia después de ganarse la oportunidad en un Nordjaelland en el que experimentado un crecimiento exponencial.

En su club de origen dan por hecho que este era el momento del futbolista de buscar nuevas cotas lejos de Dinamarca. «Hemos llegado a Stanislav al siguiente nivel y hemos conseguido un buen negocio. Ha demostrado desde el principio que es un excelente jugador y que puede llegar a una de las mejores ligas. Estamos seguros de que puede llegar a ser un gran jugador en Europa y estaremos orgullosos de haber contribuido a ello», señalaba ayer el director deportivo del Nordjaelland, Carsten Jensen.

El reto de Lobotka es ganarse primero una titularidad que no será barata. Llega a un centro del campo de muchos quilates.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

Control, pase y ritmo para un jugador que brilló en la Eurocopa sub-21