Un blindaje de 560 millones

Aspas, con 40 millones, encabeza el ránking de cláusulas de rescisión del Celta

.

De los 40 millones de Iago Aspas, Pione Sisto y Beauvue, a los seis de Sergi Gómez. En ese abanico se mueve el Celta en sus cláusulas de blindaje para sus futbolistas. En total, los vigueses tienen un telón de acero de 560 millones de euros en su primera plantilla para espantar en lo posible a los compradores.

Tres jugadores se sitúan en lo alto del ránking. Iago Aspas, después de su última renovación hasta el 2022, encabeza el top celeste con 40 millones, la misma cantidad que el club le aplicó a Pione Sisto cuando lo fichó en Dinamarca el verano pasado. El extremo es un claro candidato a recibir ofertas importantes en un futuro próximo y la cláusula de 40 millones asegura al Celta una excelente venta o una buena posición de partida para una hipotética negociación. En el mismo club, aparece Beauvue, en su día una fuerte inversión del Celta (casi siete millones de euros). El caribeño tendrá una auténtica prueba de fuego la próxima temporada, una vez que la lesión de Aquiles quedó atrás por completo.

El segundo escalafón, el de 30 millones, está compuesto en su integridad por jóvenes promesas. Alguno realidad como Rubén Blanco, consolidado en el equipo aunque lastrado por las lesiones, y otros como Pape Cheikh del que existe el convencimiento de que será un jugador importante. Hjulsager, el internacional sub-21 danés, es otra apuesta de riesgo, pero avalada por su buen papel en Dinamarca, mientras que Drazic no ha cubierto las expectativas después de dos años y su futuro está en el aire. Sin sitio en el Celta, todo apunta a una nueva cesión.

Jugadores consolidados como Guidetti, Wass, Hugo Mallo o Roncaglia, ocupan el tercer escalafón, con cláusulas entre 25 y 20 millones de euros. En el mismo sector se encuentran otros futbolistas como Josep Señé, que por rendimiento deportivo han estado lejos de este fuerte blindaje.

Los más asequibles

Hay tres cláusulas asequibles para cualquier equipo en el panel celeste. Una de ellas son los 15 millones del Tucu Hernández, un jugador fundamental en el Celta en las dos últimas campañas después de un duro comienzo. Más apetecible para los compradores puede ser Nemanja Radoja, que se iría del Celta por 10 millones de euros si algún equipo quiere llevárselo con su consentimiento. El club negocia desde hace tiempo la ampliación de contrato y la revisión de la cláusula con el serbio, pero hasta el momento el acuerdo no está cerrado.

También son asequibles los seis millones de Sergi Gómez, un jugador que renovó el pasado verano hasta el 2019 pero sin tocar su cláusula, según fuentes próximas a su agencia de representación. En este mar de números destaca que Gustavo Cabral tenga un precio para la Liga (10 millones) y cuatro más para el extranjero, y que el blindaje de Jonny vaya aumentando en dos millones por temporada. Falta por conocerse a nivel oficial la cláusula de Maxi Gómez, que estará próxima al tope máximo actual.

Votación
5 votos
Comentarios

Un blindaje de 560 millones