Primero retener, luego fichar

Evitar la salida de los primeros espadas, la tarea de Miñambres en un primer año con claros y oscuros en llegadas

.

x.r.c. vigo / la voz

Felipe Miñambres (Astorga, 1965) cumple hoy el primero de sus dos años de contrato al frente de la dirección deportiva del Celta. Lo hace con claros y oscuros en los seis fichajes, y una cesión, realizados bajo su mandato (sin contar el de Maxi Gómez) pero con el añadido de que el Celta ha podido retener a los jugadores importantes de su plantilla durante este tiempo.

El propio ejecutivo celeste puso en valor ese dato a la hora de hacer balance: «Contento con el primer año, en donde disfrutamos de momentos buenos. Se resolvieron problemas que pudieron suponer un declive. Uno piensa que siempre se puede mejorar y eso es lo que pretendemos para el siguiente».

De los seis fichajes realizados, los más rentables resultaron Roncaglia y Pione Sisto. El argentino llegó de la mano de Berizzo, fue su apuesta personal y acabó por convertirse en uno de los jugadores más utilizados, actuando en todas las demarcaciones de la defensa. Sisto era un futbolista que estaba en la cartera de fichajes del Celta desde hacía tiempo. Lo que se encontró Miñambres fue la necesidad de apurar los plazos, ya que el jugador disparó su cotización y sus novias después de la eliminatoria del Midtjylland ante el Manchester United en la que marcó dos goles.

Los dos se llevan la palma del rendimiento seguido por el único cedido que tuvo esta temporada (desde enero) el Celta. Jozabed cubrió un vacío en el centro del campo, participó mucho e incluso tuvo momentos importantes. El sevillano fue una apuesta personal del director deportivo, que había coincidido con él en el Rayo Vallecano. En la actualidad, uno de los frentes abiertos es conseguir su continuidad en la negociación con el Fulham, que de entrada le tiene asignada una cláusula de cinco millones de euros. Si Unzué quiere un centro del campo de más calidad, Jozabed parece un futbolista necesario en el nuevo proyecto celeste.

El balance de su primer año se completa con cuatro nombres secundarios, aunque por diferentes motivos. Rossi no era un jugador imprescindible para el Celta, pero llegó como fichaje de club y nunca alcanzó el estado de forma necesario. Aun así marcó seis goles (los mismos que Sisto) pero tres en un solo partido, al Las Palmas. La lesión le deja una vía abierta a la continuidad, aunque solo hasta enero y para recuperarse.

Naranjo ya no está, pero el acierto del Celta fue recuperar la inversión con su venta al Genk belga. El onubense nunca se sintió cómodo y su aportación fue testimonial. Tuvo más voluntad Lemos, que luchó hasta el último día por hacerse un sitio, aunque apenas disfrutó de minutos. Los dos fueron una apuesta del club por jugadores jóvenes que procedían de Segunda que terminaron por no cuajar.

El círculo de fichajes del primer año de Miñambres se completa con Hjulsager, que llegó en enero y que apenas contó para Berizzo. Enmarcado en la apuesta del club por jóvenes talentos procedentes de ligas menores, su rendimiento no podrá medirse hasta el próximo curso, en donde el director deportivo tendrá una reválida si se plantea ampliar un contrato que finaliza el junio del 2018. Como en el cole: necesita mejorar nota.

Sisto: «El objetivo es continuar con mi desarrollo en Vigo la próxima campaña»

El céltico Pione Sisto ha hecho balance de su primera temporada en el Celta en declaraciones al medio danés Bold. El internacional, concentrado estos días con su selección absoluta de su país, se muestra contento con estos primeros meses en Vigo y con la evolución que ha tenido en el tiempo transcurrido desde que cambió el Midtjylland por la liga española. «Ha sido una temporada muy buena. Sabía que no iba a ser llegar y jugar cada partido desde el principio, así que me centré en mejorar varios aspectos de mi rendimiento. Mejorar era me motivación», expresa.

Y esta ha dado sus frutos, ganando protagonismo en el equipo a medida que pasaban las semanas. «Me las he arreglado para jugar más y más. Los últimos seis meses fueron muy buenos y empecé a tener un papel importante en el equipo», valora.

Además, no tiene la más mínima intención de cambiar de equipo este verano. Está convencido de seguir creciendo en el Celta. «Mi objetivo es continuar mi desarrollo en Vigo la próxima temporada. Lo he hecho bien y están contentos conmigo, pero mi crecimiento como futbolista aún no ha terminado», manifestó.

Admite que una vez conseguida la confianza de Berizzo, para él será un cambio importante el relevo del banquillo del Celta. «Es algo molesto para mí, porque me ayudó mucho. Supongo que quiere probar algo nuevo y estoy feliz por él. Son cosas del fútbol». Sobre Unzué, no le conoce, pero tiene buenas expectativas.

El martes jugarán un amistoso ante Alemania.

Votación
5 votos
Comentarios

Primero retener, luego fichar