El Celta cayó en Balaídos (1-4) ante un Real Madrid que con el triunfo se acerca al título de Liga al solventar el durísimo duelo de Balaídos merced a los goles de Cristiano Ronaldo por partida doble, Benzema y Kroos. La polémica expulsión de Iago Aspas en la segunda parte alivió el partido del Real Madrid en Vigo.

Desde los primeros minutos el Celta se encontró con un Real Madrid muy metido en el partido, con personalidad, a sabiendas de que se jugaba gran parte de las opciones para optar al título de Liga. A su vez, el Madrid se encontró con un Celta atrevido, como siempre, bien plantado y que iba dispuestos a competir y lavar la mala imagen dejada el fin de semana pasado en Mendizorroza.

El partido arrancó eléctrico, dinámico, un dinamismo que prosiguió durante toda la primera parte en un encuentro repleto de ritmo y ocasiones. Los dos conjuntos comenzaron amagando, con dos llegadas rápidas a sendas áreas, Danilo inauguró las hostilidades con un disparo desde dentro del área que taponó en una gran acción defensiva Pione Sisto. Acto seguido, el Celta respondía con un centro de Jozabed al que no llegó de cabeza Guidetti.

Mientras el partido todavía estaba tomando forma y sentando sus bases apareció Cristiano Ronaldo para marcar la diferencia. Un esférico en la frontal, un error de Cabral al conceder unos metros al portugués y Cristiano lo castigó con un zurdazo a la escuadra izquierda, inapelable para Sergio. En el minuto 11 el Real Madrid ponía el 0-1 en Balaídos.

El gol fue un pequeño palo para el Celta, que supo responder con entereza y con lo que mejor sabe hacer, desplegar fútbol. La respuesta llegó con ocasiones, primero Guidetti con un remate de espuela que atrapó Keylor y acto seguido con un disparo de Jonny que atajó el meta costarricense.

Isco y Benzema, dos incordios

La presión del Celta incomodaba la salida de balón del Real Madrid, pero una vez rompían esa primera línea de presión los de Zidane generaba superioridad en campo celeste. La movilidad constante de Benzema e Isco hacía mucho daño a un Celta que notó la sensible ausencia de su sostén, un Radoja que fue descartado a última hora por sus molestias en el tobillo.

Aún así antes del descanso fue el Celta el que estuvo más cerca del gol. La tuvo Pione Sisto con un remate con la zurda que se marchó alto cuando tenía un pase fácil para que Jozabed se quedase mano a mano con Keylor. Y la tuvo especialmente Wass con un obús desde la frontal en una falta directa que el meta del Real Madrid repelió de puños con muchísimos apuros.

Antes del descanso también hubo tiempo para la polémica en una jugada de Jonny por banda izquierda cuyo esférico golpeó en la mano de Varane, la duda sobre si el galo estaba o no dentro del área no empaña el claro error del colegiado que no señaló nada pese a las protestas de Balaídos. En el tramo final, Aspas también llamó a las puertas del gol con dos ocasiones seguidas, sendos disparos con la zurda que se marcharon fuera. Benzema en la última jugada del primer tiempo pudo hacer el 0-2 en un mano a mano el que se encontró con un Sergio gigante para mantener al Celta vivo en el partido.

Celta 1 - Real Madrid 4 (17 de enero)
Celta 1 - Real Madrid 4 (17 de enero)

El choque frenético y de ida y vuelta continuó en la segunda parte pero el Real Madrid quiso matar el suspense y la emoción. Lo mató Isco con una galopada extraordinaria en la que superó por potencia a Jozabed, Wass y Tucu para poner un gran pase a Cristiano que definió con la zurda para poner el 0-2.

El gol hizo más acuciante las carencias del Celta, sobre todo en ataque. Los siguientes quince minutos de partido fue un ejercicio de falta de clarividencia ofensiva. Los celestes tocaban con criterio, se hacían con la posesión y eran capaces de embotellar al Real Madrid en su área, pero una vez ahí las jugadas morían una y otra vez ante la zaga de los de Zidane. Con unos especialmente desacertados Guidetti y Pione Sisto, Aspas era la única luz de un Celta que no encontraba la manera de hacer daño.

El árbitro saca al Celta del partido

Cuando el Celta más presencia tenía en el área de Keylor, Martínez Munuera se encargó de apagar esa luz. En un posible penalti de Sergio Ramos sobre Iago Aspas, el colegiado se inventó un piscinazo del moañés, que ya tenía una amarilla por protestar en la primera parte. Segunda amarilla por simular y el Celta sin su mejor hombre y un futbolista menos con más de treinta minutos por delante.

La expulsión sacó del partido al público de Balaídos, al banquillo y a los propios jugadores por tal sensación de frustración e injusticia. En un partido controlado en lo arbitral, la expulsión hizo saltar todo por los aires, Jonny y Guidetti, fuera del partido en todo momento, vieron la amarilla por protestar y Ernesto Marcucci, que sustituía a Berizzo en el banquillo, era expulsado mientras la grada de Balaídos increpaba la decisión del colegiado.

Aún con todas las adversidades el Celta aún tuvo un último arrebato de pelear el partido. Avisó Wass dentro del área con un disparo a bocajarro al que respondió Keylor con una parada felina. Acto seguido, el Celta se metía en el partido con un disparo de Guidetti que golpeaba en Ramos, despistaba a Keylor y se colaba en la meta, Balaídos soñaba con un empate pese a la enorme dificultad.

Enseguida el Madrid enterró cualquier opción. Un minuto después una arrancada de Marcelo acabó con un centro del lateral brasileño que Benzema remataba a gol en área pequeña. El tanto finiquitaba un partido que se entregó a la tensión y rifirrafes constantes entre jugadores de los dos equipos.

En los últimos minutos dio tiempo a Sergio a ofrecer un nuevo recital de paradas para evitar una goleada mayor con sendas intervenciones a bocajarro ante Isco y Lucas Vázquez. Nada pudo hacer ante el derechazo de Kroos para poner el definitivo 1-4.

Se ponía así el punto y final al fútbol en Balaídos. La afición celeste despidió con honores a sus jugadores, poco importó la goleada, la sexta derrota seguida en Liga, el enfado con el árbitro, el Celta volvió a morir intentándolo y Balaídos volvió a despedirlos con aplausos de agradecimiento al esfuerzo.

--Alineaciones:

Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass, Jozabed (Marcelo Díaz, min.72), Pablo Hernández; Sisto (Cheikh, min.79), Guidetti (Beauvue, min.86) y Aspas.

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Casemiro (Kovacic, min.71), Kroos, Isco (Asensio, min.84); Cristiano (Lucas Vázquez, min.84) y Benzema.

Goles: 0 - 1, min.10, Cristiano Ronaldo. 0 - 2, min.48, Cristiano Ronaldo. 1 - 2, min.69, Guidetti. 1 - 3, min.70, Benzema. 1 - 4, min.88, Kroos.

Árbitro: Martínez Munuera (C.Valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla a Casemiro (min.30) y Ramos (min.85) en el Real Madrid y a Jonny (min.64), Guidetti (min.65), Mallo (min.73) y 'Tucu' Hernández (min.85) en el Celta. Además, expulsó por doble amonestación a Iago Aspas (min.38 y 62) y al segundo entrenador del Celta, Ernesto Marcucci (min.64), por protestar.

Estadio: Balaídos. 22.838 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Celta claudica ante el árbitro y la pegada del Real Madrid