Un Celta mayúsculo se queda a las puertas de su gran sueño ante el Manchester United

GRADA DE RÍO

El Celta empató en el Teatro de los Sueños (1-1) y se despidió con grandeza de su sueño europeo. Un gol de Roncaglia hizo soñar con la machada hasta el último segundo

12 may 2017 . Actualizado a las 12:33 h.

El Celta puso fin en Old Trafford a su preciosa historia de esta temporada en la Europa League al empatar (1-1) ante el Manchester United. Se adelantaron los locales con gol de Fellaini pero un cabezazo de Roncaglia hizo soñar a los celestes en el tramo final. Guidetti en el sexto minuto del tiempo de descuento tuvo la ocasión para dar al Celta el pase a la final pero erró el remate. 

Salió a la gran batalla el Celta como lo hacen los grandes, con personalidad, acrecentado por la grandeza de la oportunidad y del escenario, lejos de achicarse, los de Berizzo bajaron la pelota al césped y comenzaron a desplegar el fútbol que tan lejos les ha llevado esta temporada en Europa.

Los primeros minutos de juego fueron un monólogo celeste; posesión, ritmo, verticalidad y desequilibrio ante un Manchester United desarbolado y desorganizado, inferior ante el arranque del Celta.

PAUL ELLIS | Afp

Tras un centro del Tucu raso que atrapó Sergio Romero, fue Iago Aspas el que tuvo la primera gran ocasión del partido con un zurdazo desde la esquina derecha del área que el meta argentino del United mandó a córner con una excepcional estirada. Era la tarjeta de presentación del Celta. Acto seguido, Cabral cabeceaba un córner que se marchaba por encima de la portería.

Con un Mourinho inquieto y desgañitado desde la banda por el titubeante inicio de los suyos, el Manchester United fue equilibrando el partido con el paso de los minutos, no tanto por ocasiones sino por la posesión. Poco a poco se fue jugando más en el centro del campo y en la primera acción sobre la meta de Sergio los locales no perdonaron.

En una jugada muy rápida que se inició en la izquierda, el hábil Rashford metió un centro medido al segundo palo, donde apareció un imponente Fellaini para adelantarse a Jonny y cabecear el 1-0. El gol no trastocaba excesivamente la idea de un Celta que seguía necesitando dos goles para llegar a la final, pero el golpe severo a la moral afectó al conjunto de Berizzo.

El gol desató al ataque del United, que con más espacios pudo explotar más la velocidad de sus tres balas en ataque Mkhitaryan, Rashford y Lingard. Precisamente el armenio avisó a los celestes con una volea con la zurda que se marchaba por encima de la meta de Sergio.

El Celta, acuciado por la necesidad, intentaba resistirse al empuje del United y lo consiguió durante el tramo final de la primera parte. Los de Berizzo llegaban con relativa facilidad a las inmediaciones del área de Sergio Romero, pero ahí le costaba abrir la tupida y sólida zaga del United.