El Celta se quedó a las puertas de su gran sueño de alcanzar la cuarta final de Copa del Rey de su historia, al caer ante el Alavés en Mendizorroza (1-0), con un gol de Édgar Méndez. En un partido igualado, intenso y de enorme sufrimiento los celestes encajaron el gol en el tramo final de partido y pese a morir en el área de Pacheco, los celestes no pudieron lograr el ansiado gol que les daba el pase a la gran final del torneo copero.

Entró mejor al partido el Alavés asumiendo más riesgos, teniendo más el balón y acumulando posesiones largas. El Celta, en la fase más inicial, se limitó a defender con orden, solventando el ímpetu inicial de los locales y siendo especialmente sacrificados en el plano colectivo mientras menguaba la efervescencia albiazul. Los primeros acercamientos no tardaron en llegar. Ibai Gómez con un centro desde la izquierda la puso en bandeja para Toquero, que no enganchó el remate en el primer palo. Al minuto, era Deyverson quien finalizaba jugada con un disparo con la zurda, desviado de la meta celeste.

El Celta respondía y lo hacía con una ocasión clamorosa. Wass metía un centro al primer palo, Aspas se deshizo de Feddal con una gran maniobra y con el balón muerto soltó un zurdazo cruzado que se encontró con la mano salvadora de Pacheco para enviar a córner. La ocasión asentó al Celta y asustó a los de Pellegrino. El Celta fue encontrando su sitio en el partido, hilvanaba cada vez más fútbol, asentaba la posesión y cada vez se iba encontrando más a gusto sobre Mendizorroza. Sin embargo, el Alavés no cedía un metro y era capaz de seguir generaando ocasiones de gol.

Una de las más claras llegó en las botas de Ibai Gómez con un preciso lanzamiento de falta que golpeó en la parte posterior de la escuadra de Sergio. El extremo fue uno de los más activos, apareciendo por banda izquierda y por el pasillo central, trayendo de cabeza a la zaga celeste en todo el primer tiempo.

De nuevo, cuando el Alavés volvía a parecer estar más asentado en el partido, apareció Iago Aspas para enmudecer por un instante Mendizorroza. Un balón largo de Hugo Mallo, lo tocó mal de cabeza Theo Hernández y el esférico le cayó a Iago Aspas que se encontró mano a mano con Pacheco. El de Moaña intentó una vaselina repleta de calidad, que se marchó alto a centímetros del larguero, con el meta del Alavés ya batido. Se llevaba las manos a la cabeza el delantero por la ocasión fallada. La ocasión hizo retroceder al Alavés, a sabiendas que un gol ponía al Celta con pie y medio en la final. Los celestes se agarraban a la pegada de Aspas, ante la dificultad que ponía el Alavés, que no dejaba ni respirar a un Bongonda y un Wass prácticamente inexistentes en el primer tiempo. Con mucha disputa e intensidad pero con pocas ocasiones llegábamos al descanso.

El Alavés toma las riendas

En la segunda parte, al igual que en la primera, el Celta tuvo un inicio errático, permitiendo al Alavés llevar la manija y hacer sufrir a los celestes. Ahí supo actuar el conjunto de Berizzo, que supo sufrir cuando el partido así lo requirió. Sin grandes ocasiones pero encerrando al Celta a base de ímpetu e intensidad, el Alavés llegó a acumular seis córners y diversos centros al área. El Celta apenas pudo salir de su área en los primeros diez minutos de este segundo tiempo. Cuando lo hizo, Wass rozó el gol. Fue en un contragolpe que condujo Marcelo Díaz, abrió a Iago Aspas para la izquierda y el centro del moañés la mandó fuera Wass en boca de gol, pese a que el danés estaba en fuera de juego. El Celta no pudo dar continuidad a esa ocasión, que pareció más un pequeño paréntesis al dominio local.

El Alavés insistió en búsqueda del primer tanto y acrecentó su número de ocasiones. De nuevo Ibai Gómez tuvo el gol con un remate franco, totalmente solo desde la frontal, su derechazo se encontró con los reflejos felinos de Sergio Álvarez para evitar el 1-0. El Celta apenas aparecía a nivel ofensivo y ante la falta de ideas Berizzo recurrió a su hombre más vertical y desequilibrante, Pione Sisto.

Ya en el tramo final del partido el Celta pisaba área rival para generar peligro por primera vez en el segunro tiempo. Fue Wass con un cabezazo el que probaba a Pacheco tras un centro de Tucu Hernández, pero su remate, muy centrado, se fue a las manos del meta. El partido encaraba sus últimos diez minutos reglamentarios con la idea de la prórroga pululando sobre Mendizorroza. En una jugada aislada el Alavés encontró la recompensa más inesperada. Bastó un balón largo desde la defensa, Camarasa peinaba y Édgar Méndez bajó el balón se adentró en el área tras varios regates y definía con la zurda ante Sergio para poner el 1-0.

Al Celta le quedaban siete minutos más lo que añadieran y Berizzo se entregaba a Guidetti y Rossi a la desesperada. Pero ahí resistió el Alavés, lo intentó una y otra vez el Celta con balones al área y centros laterales, pero una y otra vez aparecían Laguardia, Feddal o Manu García para abortar cada jugada. Pese a los seis minutos de descuento, el Alavés resistió y dejaba a los celestes con el triste lamento de quedarse a un paso de la gran final.

El Alavés y Édgar Méndez acabaron por tumbar el sueño de un Celta muy digno que murió en el área de Pacheco, luchando hasta la última gota de sudor por ese gran y merecido objetivo que era alcanzar la final de Copa. Se fueron cabizbajos y frustrados celestes y celtistas, aunque nadie les podrá quitar el orgullo de haber rozado con las manos pelear la gran final al mismísimo Barcelona.

Ficha técnica:

Alavés: Pacheco, Kiko Femenía, Laguardia, Feddal, Theo, Marcos Llorente, Manu García, Ibai (Vigaray, min. 86), Camarasa, Toquero (Édgar, min. 78, Alexis, min. 93) y Deyverson.

Celta: Sergio Alvarez, Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny, Radoja, Marcelo Díaz (Guidetti, min. 82), Hernández, Wass (Rossi, min. 85), Bongonda (Sisto, min. 73) y Aspas.

Arbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Mostró amarilla a Feddal y Theo por parte del Alavés y a Iago Aspas y Marcelo Díaz por parte del Celta.

Goles: 1-0: min. 81, Édgar Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey disputado en Mendizorroza ante 19.307 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El inesperado despertar del gran sueño del equipo celeste