El año europeo con más cantera del Celta

Esta es la temporada en la que los jugadores de la base del conjunto celeste han tenido más protagonismo en competiciones continentales

El tope de canteranos. El Celta europeo actual es el que más sello de A Madroa lleva.
El tope de canteranos. El Celta europeo actual es el que más sello de A Madroa lleva.

Sergio Álvarez, Hugo Mallo, Jonny, Iago Aspas, Rubén Blanco y David Costas. Todos tienen en común que son canteranos y que ya saben lo que es disfrutar competición europea con el Celta. La Europa League les ha dado la oportunidad de llevar el sello de A Madroa por los campos continentales defendiendo el escudo celeste en la campaña europea que más protagonismo ha dado a la base.

El historial del Celta en Europa se escribe en ocho temporadas y tan solo en la primera, allá por los años setenta, la presencia de canteranos disputando partidos europeos puede aproximarse a la actual. A lo largo de los seis partidos de Europa League que han jugado los célticos, Berizzo ha confiado a los canteranos más de 1.400 minutos de los que la mayor parte se los reparten los laterales y Rubén Blanco.

El portero y Hugo Mallo han disputado 360 minutos, Jonny ha jugado 352, Sergio Álvarez fue titular en dos contiendas, Iago Aspas ha disputado 123 minutos y ha marcado dos goles, y David Costas fue de la partida en Lieja.

El estreno. Fue frente al Aberdeen donde debutó el Celta en Europa. Fue en el curso 70/71 y con cuatro canteranos disfrutando de minutos en el torneo continental.
El estreno. Fue frente al Aberdeen donde debutó el Celta en Europa. Fue en el curso 70/71 y con cuatro canteranos disfrutando de minutos en el torneo continental.

Para encontrar un protagonismo semejante de la base en competición europea hay que viajar en el tiempo hasta la temporada 71/72, cuando el Celta se estrenó en torneos continentales. Por aquel entonces era la Copa de la UEFA y Juan Arza, que estaba al frente del vestuario, contaba con siete futbolistas que habían crecido en el club para verse las caras con el Aberdeen en la primera ronda. Manolo jugó los dos partidos, los mismo que José Domínguez y Rodilla, y Suco II había disputado una parte. Ni Sanromán, ni Canario, ni Villar llegaron a tener minutos. Futbolistas como Juan Fernández, Santi Castro o Cesáreo Rivera, que aunque no encajaban en el perfil de la cantera sí eran gente de la casa, sí habían tenido su dosis de protagonismo. 

Salgado y Oubiña

En la campaña 98/99, con Víctor Fernández en el banquillo, el Celta se reencontró con Europa y lo hizo con un equipo de campanillas en el que Míchel Salgado llevaba la etiqueta de A Madroa. En la Europa League el de As Neves lo jugó todo, mientras que Fran Caínzos, que no había surgido en la base celeste pero sí había pasado por el filial, disponía de 35 minutos.

La marcha de Salgado dejó el curso siguiente casi huérfano de canteranos al Celta en Europa. Tan solo Jonathan Aspas, un chaval de 17 años, llegó a estrenarse con el equipo en competición continental. Jugó un cuarto de hora frente al Benfica, mientras que su compañero de fatigas Iago Bouzón, que también hacía sus pinitos en el primer equipo, no llegó a debutar en la UEFA.

En la campaña 2000/01 el panorama no fue más alentador para los chavales de la cantera. Couñago disputó dos encuentros, ante el Rijeka y precisamente contra el Shakhtar, y Noguerol, con pasado en el filial, había jugado un cuarto de hora contra el Estrella Roja. Pero ese protagonismo menguante de la base en Europa se elevó en el curso 01/02, cuando Víctor Fernández no contó ni con Dani Giménez ni con Jonathan Aspas en la UEFA.

Oubiña, un estandarte. El céltico fue el que recuperó el protagonismo de la cantera en el equipo y en Europa. En la imagen, en Moscú, donde el Celta se midió al Spartak.
Oubiña, un estandarte. El céltico fue el que recuperó el protagonismo de la cantera en el equipo y en Europa. En la imagen, en Moscú, donde el Celta se midió al Spartak.

El portero José Juan, que tras defender la camiseta de equipos como el Valladolid B o el Ourense era el meta titular del Celta B en la temporada 02/03, Jorge Rodríguez o Iago Bouzón, todos con pasado en el filial, tampoco convencieron entonces a Lotina y hubo que aguardar al curso siguiente para que Borja Oubiña, el emblema de la cantera, apareciese en Europa. En su caso fue en la Champions con 91 minutos repartidos frente al Ajax y el Arsenal. Israel Delgado, Bouzón, Jonathan Aspas o Nacho Franco, con experiencia en el filial celeste, no llegaron a debutar.

Hay que esperar a la campaña 06/07, con los tiempos cambiando, para ver a Oubiña siendo protagonista y disputando hasta siete partidos en Europa. Lo mismo sucedió con el hermano mayor de Iago Aspas, que jugó en otros siete encuentros de UEFA con 557 minutos. Jonathan Vila también se estrenó con media hora, mientras Dani Abalo, Iago, o Roberto Lago, fijos en el filial, no pudieron cumplir su sueño continental, aunque sí supieron lo que era viajar con el equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El año europeo con más cantera del Celta