El Celta necesitaba curarse las heridas de Villarreal y el Ajax era el equipo perfecto. El gusto por el balón y el buen fútbol se presentaban como los ingredientes de base en Balaídos. Berizzo rotó y cambió el esquema habitual para reforzar el aspecto defensivo con cinco atrás. Con Lemos como carrilero diestro y Planas en el zurdo, los vigueses buscaron tener el balón para anular al rival. Al Celta le tocó ir a remolque después de que el Ajax se pusiese por delante en dos ocasiones por medio de Zuyich y Younes pero dos genialidades, la primera de Fontás de espuela y Orellana con un gol de puro poeta dejaron la igualada por resultado en Vigo.

El duelo por el balón y el juego era la base fundamental de la que partían los dos equipos y con esa premisa se desarrolló. El Ajax muy metido en su marca dificultaba las llegadas celestes que poco a poco se iba haciendo con el esférico. El Tucu (ya recuperado) y Sisto, probaron a Onana y pusieron sobre la mesa cuáles iba a ser las intenciones celestes. Cuando mejor juego estaba desplegando el conjunto vigués, el Ajax aprovechó una contra por medio de Ziyech, tras un saque de córner para anotar el primero en una jugada de manual.

Al Celta le tocó tirar su madurez para seguir peleando por el cometido inicial. Ocho minutos después del gol holandés y tras un saque de falta de Lemos, Fontás se sacó de la manga una espuela al borde del área pequeña para poner el empate en el marcador. Todo volvía a empezar.  El Celta comenzó a presionar con los tres de arriba y volvió a hacerse dueño del balón. Guidetti, Sisto y Señé lo intentaron con sendos disparos lejanos para tratar de sorprender al meta holandés pero el tiempo de la primera parte se acababa con un tanto para cada uno. 

La apuesta por el balón continuó en un segundo periodo con el primer susto a favor del Ajax tras una gran combinación de Traoré y Dolberg que obligó a Rubén Blanco a estirarse para evitar el córner. Los dos equipos se disputaron la posesión en la zona media, el Celta lo quería pero le faltaba profundidad y capacidad de sorpresa. Al igual que el Ajax que no sufría en defensa pero que era incapaz de inquietar la meta celeste.

Orellana entró en el campo en lugar de Lemos para dar un poco más de velocidad en el juego ofensivo. Los vigueses volvieron a devolver sus preciosas combinaciones en el área rival con una jugada que acabó con un disparo de Sisto que golpeó en la defensa holandesa. Y de nuevo una contra y un error defensivo de Roncaglia permitió a Younes adelantar de nuevo al Ajax en el marcador. Había que volver a remar para no dejar escapar al conjunto de Bosz en la tabla. El balón parado era una baza que el Celta debía aprovechar y los celestes eran conscientes. En la siguiente jugada al gol, y tras un saque de córner, Roncaglia cabeceó solo, pero el balón rebotó en el suelo y se marchó alto.

El Ajax había aprovechado al máximo sus dos llegadas con sendos goles. Pero Orellana tenía preparado su as para salvar la contienda con un bellísimo gol. El chileno metió un zurdazo tremendo desde fuera del área al palo largo, imparable para Onana. El poeta volvía a demostrar lo que es y con su tanto mantiene al Celta como segundo clasificado del grupo G a dos puntos de los holandeses con todo por disputar. 

Ficha técnica: 

Celta: Rubén Blanco; Planas, Sergi Gómez, Fontás, Roncaglia; Radoja, Tucu Hernández (Wass, min. 77), Lemos (Orellana, min. 60), Señé; Pione Sisto y Guidetti (Rossi, min. 74) 

Ajax: Onana; Veltman, Sánchez, Viergever, Sinkgraven; Klaassen, Gudelj, Ziyech (Cassiera, min. 78); Traoré, Dolberg y Younes (Bazoer, min. 78)

Árbitro: Ivan Kruzliak (Eslovaquia). Amonestó a Gudelj, Bazoer, Veltman, Sánchez, Planas y Sinkgraven.

Goles: 0-1: min. 22, Ziyech; 1-1: min. 29, Fontás; 1-2: min. 71, Younes. 2-2: min. 82, Orellana 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un destello de Orellana mantiene el liderato a tiro ante el Ajax