La Voz / Redacción

El drama del Celta es el gol. Esto fue lo que le faltó a los vigueses en El Sadar, y no fue por no intentarlo. El conjunto celeste se marcha con un punto de Pamplona a pesar de haber sido muy superior a Osasuna durante todo el partido, con ocasiones de sobra para adelantarse (con varios disparos al larguero), pero la falta de efectividad en esos últimos metros fueron clave para tan solo sumar un punto, el primero de la temporada. El objetivo principal era sumar tres, quizá una necesidad y no clasificatoria, sino mental. Las rotaciones volvieron al once, Señé fue el titular en la mediapunta con Guidetti por delante y Aspas en banda.

El fútbol tardó en llegar a El Sadar, el estado del campo no era el mejor, y perjudicaba la fluidez del juego celeste. Al Celta le costaba combinar, y los primeros minutos fueron bastante trabados, pero el dominio fue llegando poco a poco hasta convertirse en absoluto. Con estilos contrapuestos, el Osasuna buscaba el balón directo a los dos puntas; Riviere y Oriol Riera, con muy poca fortuna para ambos.

El Celta fue ganando metros. El pistoletazo de salida lo puso Guidetti. El sueco se plantó delante de Mario Fernández tras un balón largo de Jonny, pero el guardameta despejó a córner. El siguiente fue Iago, que aprovechó un mal despeje del portero rojillo, pero el de Moaña no consiguió claridad en la jugada. Esta sería la tónica del partido. 

Los vigueses conducían el partido, el área osasunista era su espacio de juego y las llegadas eran continuas sin llegar a culminar. Wass aprovechó un disparo de falta para enviar el balón a la cruceta. El conjunto de Berizzo tenía hambre de victoria. En el minuto 40 el fuera de juego volvería a ser el protagonista.Trujillo Suárez anulaba un gol de Guidetti por un fuera de juego inexistente que cambiaría el destino del partido, y no sería este el único momento. El Celta no cesaba en el intento pero el gol no llegaba. Berizzo no dejaba de animar a los suyos consciente de que esta era la mejor oportunidad para empezar a sumar.

El descanso llegaba con el marcador a cero a pesar de que las oportunidades fueron suficientes para anotar más de uno. El Celta era muy superior pero no culminaba. Tocaba afinar la puntería y rematar la superioridad con lo que más ansiaba.

Osasuna adelantó la presión en los primeros minutos de la segunda parte pero los vigueses retomaron el encuentro en el mismo punto ofensivo con el que se habían ido al descanso. Guidetti fue un verdadero martirio para la zaga rojilla, su última gran ocasión fue tras una asistencia de Señé al área pequeña que el sueco no consiguió rematar. El Celta era el protagonista sin premio. Los vigueses protestaron un penalti claro sobre Iago Aspas que Trujillo Torres omitió.

Berizzo decidió cambiar a Guidetti y darle minutos a Rossi, autor del primer gol en Europa League ante el Lieja. El italiano tuvo la primera ocasión nada más salir con un potente cabezazo que Mario Fernández despejó a córner. Tres minutos después, volvió a disparar desde la media luna para que el portero rojillo desviase el balón con los puños. La superioridad era más que patente pero el gol no llegaba y los vigueses merecían más. El cansancio comenzó a pasar factura y la chispa celeste se fue difuminando por momentos y eso lo aprovechó el conjunto rojillo para vivir sus mejores minutos del partido.

Quedaban diez minutos para el final y el Celta le cedió la posesión a Osasuna. Cansancio o golpe moral ante la falta del gol, el fútbol que vino desarrollando durante todo el partido se había perdido. El tiempo se agotaba y Berrizo apostaba por su último cartucho para tratar de buscar el ansiado tanto que cambiaría por completo la situación. Wass dejaba su sitio a Radoja. Iago Aspas, muy enfadado durante el partido ante la falta ausencia de goles, aprovechó un disparo de falta para mandar el balón al larguero. La lata no se abrió hoy tampoco aunque la intención fue la de siempre. 

Ficha técnica:

0 - Osasuna: Mario; Aitor Buñuel, Oier, David García, Unai García, Clerc; Imanol García, De las Cuevas, Fran Mérida (Roberto Torres, m.61); Riviere (Jaime, m.53) y Oriol Riera (Sergio León, m.85).

0 - Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny, Bongonda; Wass (Radoja, m.85), Hernández, Señé (Sisto, m.76); Aspas y Guidetti (Rossi, m.61).

Árbitro: Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjeta amarilla a Oier (m.27), David García (m.32), Fran Mérida (m.36) y Roberto Torres (m.64), de Osasuna, y a Guidetti (m.43), del Celta.

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio El Sadar ante 14.854 espectadores. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El gol niega el primer triunfo al Celta