«La ilusión que mantiene este proyecto ha sufrido un duro golpe»

GRADA DE RÍO

M. MORALEJO

Desencantado por la falta de concreción de la ciudad deportiva, el presidente del Celta Carlos Mouriño pone en duda su futuro

03 jul 2016 . Actualizado a las 15:52 h.

Feliz por recuperar al Celta en lo económico y lo deportivo, pero contrariado porque su proyecto pueda quedar inconcluso. No poder contar con la ciudad deportiva parece el detonante para que Carlos Mouriño se plantee su continuidad en la presidencia, y aunque por el momento el conjunto vigués no está en venta, son muchos los que se han interesado por su adquisición. En su reflexión considera que sin un recinto para la formación, la entidad no tiene futuro y recuerda que la idea era una parte básica del proyecto que le llevó a la entidad diez años atrás. A mayores, anuncia un beneficio de 13 o 14 millones en el ejercicio que acaba de finalizar.

-¿Con qué se queda de estos diez años al frente de la entidad?

-Cuando vimos la gravedad del club pensamos que no lo podíamos sacar adelante y salió, y hablo de la parte económica. Yo peleé la ciudad deportiva antes del arreglo de Balaídos pero conseguir que se arreglara Balaídos fue un buen éxito y ahora clasificarnos para la UEFA también. En ese tipo de cuestiones sí que hemos recibido alegrías varias y diferentes, como conseguir comprar la sede, pero siempre digo que lo importante no es lo que se hizo sino lo que falta por hacer.

-¿Y qué falta por hacer en su proyecto?

-Quedan muchas cosas por hacer, pero creo que este Celta no tiene futuro sin la ciudad deportiva. Es mi forma de pensar y de gestionar, habrá otros muchos a los que no les importe la ciudad deportiva o que supongan que ese no es un motivo importante para que yo esté con dudas pero en mi caso sí lo es. Mis dudas surgen porque mi proyecto se termina. Repito que no soy resultadista, porque el resultado no es lo que más me atrae, sino el hacer un Celta grande que pueda competir, que tenga muchas más cosas que un equipo de fútbol.