El Celta avista la cima de los 60 puntos

x. r. c. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

XOAN CARLOS GIL

Por sexta vez en sus 50 temporadas en Primera puede alcanzar una cota casi inaccesible

07 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

 Alcanzar los 60 puntos en Primera División son palabras mayores para un equipo como el Celta. En sus 50 temporadas en la máxima categoría en el fútbol español solo lo ha conseguido en cinco ocasiones, todas ellas en los últimos veinte años. Si mañana es capaz de superar al Málaga en el último partido de la temporada en Balaídos, será la sexta vez que alcanza semejante cota.

El precedente más reciente coincide con el récord de puntos, conseguido en la campaña 05/06, cuando el equipo de Fernando Vázquez acabó en la sexta posición con 64 puntos, la misma cifra que consiguiera en la 98/99 Víctor Fernández con una plantilla de tronío y con una exigencia mucho mayor.

El siguiente lugar en el ránking de puntuación celeste en la élite se lo lleva los 61 puntos del curso 02/03 que sirvieron para que el Celta consiguiese la mejor clasificación de su historia, el cuarto lugar que lo llevó a la Champions. Fue bajo la batuta de Miguel Ángel Lotina.

El top-5 se cierra con las dos temporadas en donde el Celta acabó con 60 puntos, la cifra que puede calcar ahora. Lo consiguió por primera vez en la primavera de 1998 con un conjunto con muchas similitudes al actual. También volvió a Europa después de mucho tiempo, lo hizo de un modo inesperado y acabando en la sexta posición. Aquel equipo lo capitaneaba Jabo Irureta y en él jugaba Míchel Salgado.

Los mismos 60 puntos iluminaron la cuenta de resultados deportivos del Celta del ejercicio 01/02. En aquel entonces fueron suficientes para acabar la Liga en quinto lugar, la posición que tanto ambicionan los vigueses para eludir las rondas previas de la Europa League si acaban sextos y el Sevilla gana alguno de los dos títulos que tiene entre manos.

Una vuelta sin perder en casa

La cima no es el único reto para echar el telón en Balaídos. Los vigueses tienen la ocasión se completar una vuelta sin conocer la derrota en casa, algo que no había sido posible desde el regreso del conjunto vigués a Primera División. Los célticos no caen en Balaídos desde el pasado mes de enero, cuando lo hicieron ante el Atlético de Madrid. Desde entonces acumulan cuatro victorias (Levante, Éibar, Real Sociedad y Granada) y cuatro empates (Villarreal, Sevilla, Deportivo y Betis).

 

Repetir la primera vuelta

El Celta tiene la opción, también, de firmar una segunda vuelta prácticamente igual que la primera, un síntoma de regularidad poco habitual para un conjunto de la clase media que siempre comienza como un tiro para intentar hacer los deberes de la permanencia lo antes posible.

Los vigueses llegaron al ecuador de la temporada con 31 puntos en el zurrón, y en la actualidad acumulan 26 a lo largo una segunda vuelta en donde han tenido que visitar a los dos primeros de la tabla y al Athletic de Bilbao. Mañana podrían llegar a los 29 puntos, que de paso le permitirían sellar la sexta plaza y le dejarían con vida para la última jornada aunque la salida del equipo vigués sea de órdago.