Berizzo ensaya con el ataque total

El Celta podría apostar por su cuarteto más ofensivo para certificar Europa


vigo / la voz

Berizzo piensa en redoblar su apuesta ofensiva para certificar la clasificación europea y seguir en la lucha por la quinta plaza. El Toto ensayó en la jornada de ayer con sus cuatro hombres de ataque durante la parte inicial de un partidillo en el que también participaron con normalidad Hugo Mallo y Wass, que aún no tienen el alta médica, cuestión que debe suceder a lo largo de esta mañana.

De prosperar el primer ensayo del sábado, el Celta solo presentaría una novedad en el once con respecto al partido de Cornellá del martes pasado. Radoja sería el sacrificado para dar entrada a Guidetti desde el pitido inicial, lo que significaría el desplazamiento a la derecha de Iago Aspas y que Orellana jugase en la posición de enganche. Frente al Betis, en el último partido como local, el Toto ya se había decantado por una fórmula similar, aunque colocando a Beauvue, ahora lesionado, en la banda derecha.

La apuesta, con independencia de los actores, parece decidida, porque el argentino también ensayó en la banda con Théo Bongonda, que pese a sus buenas prestaciones cada vez que ha tenido minutos ha ido perdiendo protagonismo en las últimas contiendas. La gran duda para el partido de mañana es la presencia o no de Hugo Mallo en el lateral derecho, lo que significaría un cambio de piezas en la línea defensiva al colocarse Jonny en el costado zurdo, lo que llevaría a Carles Planas al banquillo.

En el centro del campo, Marcelo y Hernández parecen dos fijos. El ex del Hamburgo goza de la plena confianza del entrenador y a día de hoy el Tucu es uno de los jugadores más en forma del Celta, como quedó de manifiesto ante el Espanyol. No parece en este escenario que Wass puede tener su sitio de arranque pese a su rápida recuperación ni que Nemanja Radoja siga coleccionando minutos en una segunda vuelta que está resultado de lo más prolífica para el serbio. Dados los problemas para crear peligro en los últimos metros, los célticos necesitan recuperar la precisión y el vértigo en su juego, de ahí que el técnico busque una nueva vuelta de tuerca.

En la portería todo invita a pensar en la continuidad de Sergio Álvarez, ya que Rubén disputó en su ciclo dos partidos seguidos y el de Catoira ha tenido una presencia mucho más continuada en Liga. Y ayer se colocó por detrás del teórico conjunto titular, aunque Berizzo fue intercambiando petos a medida que discurría la sesión.

Los célticos llevan hasta la fecha 30 onces diferentes en 34 jornadas y todo apunta que mañana será el 31. No repiten equipo desde la jornada doce.

El séptimo puesto será matemático esta tarde si el Valencia no gana en Getafe

El Málaga cayó derrotado en la tarde de ayer en el Calderón por 1-0 y ya no puede alcanzar al Celta en la clasificación, lo que significa que si el Valencia no es capaz de ganar hoy (18.15 horas) en Getafe, el conjunto de Berizzo ya tendrá asegurado el séptimo puesto antes de jugar el lunes con el Granada.

Porque los ché, que juegan en el Coliseo con 42 puntos en su haber, son los únicos del paquete perseguidor (desde el octavo puesto) que pueden igualar los 54 que en la actualidad tienen los celestes, a quien además le tienen ganado el average (-2). De ganar el Valencia, el Celta necesitaría un punto ante el Granada para asegurar la séptima posición.

La lucha por el quinto lugar

Muy diferente es el panorama en la lucha por la quinta plaza para evitar todas las previas. Los célticos estarán muy pendientes de lo que haga esta mañana el Athletic en el feudo del Levante, que se juega su última oportunidad. «Solo me queda pensar en ganar al Athletic, queremos seguir vivos», sentenció ayer Rubi. El Sevilla afronta desde las cuatro el derbi sevillano en el Pizjuán. Como local son el equipo más fuerte de los tres.

Los célticos reconocen que deben mejorar sus números como locales

El Celta reparte sus puntos al 50 % dentro y fuera de casa. De los 54 que ostenta en la actualidad ha sumado 27 en Balaídos y otros tantos fuera de casa. Un dato que llevó a Jonny Castro a reconocer que «creo que lo que nos faltó este año fueron más victorias en casa porque fuera hemos hecho el récord de la historia. Lo que pasa es que en casa con nuestro juego los equipos rivales se encierran más atrás y nos cuesta encontrar huecos y nos salen a la contra».

Los vigueses mantienen el cartel de invictos en casa a lo largo de la segunda vuelta, pero las dos últimas comparecencias ante la parroquia local se han solventado con empate a un gol y con la sensación de que faltó pausa y precisión para superar a Deportivo y Betis, equipos que además se adelantaron en el marcador y después obligaron a ir contra corriente a los del Toto.

A domicilio el Granada ya ha sido capaz de ganar tres partidos, además de sumar cuatro empates, y llega a Vigo después de golear al Levante y a defender su posición fuera del descenso. «En las últimas jornadas siempre es muy difícil ganar por lo que se están jugando los equipos, nos encontraremos a un Granada que viene de una victoria y se lo jugará todo en Vigo y nos vamos a encontrar un rival peligroso, pero tenemos que estar tranquilos y llevar la calma a nuestro juego», sentenció Jonny.

El objetivo de los célticos es hacer pleno como local en los dos partidos que le restan en Balaídos para acabar con 33 puntos en este apartado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Berizzo ensaya con el ataque total