Mouriño: «Ahora podemos decir que el objetivo es Europa»

El presidente aclaró que no se ha renovado a Nolito todavía por discrepancias con su agente y que el acuerdo con el jugador es total


Vigo

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, ha realizado esta mañana un repaso exhaustivo a la actualidad del club, ahondando en todos los temas que afectan al club tanto en el ámbito deportivo como en el institucional. Reiterando en muchos puntos su discurso habitual, hubo un aspecto en el que el máximo dirigente del club cambió: «Siempre hemos dicho que el objetivo era la salvación, pero ahora es cuando podemos decir que la meta no es esa, sino un puesto en Europa», reconoció.

Mouriño comenzó haciendo repaso de la situación económica, recordando que la deuda cero es ahora real -quedan por abonar los últimos 700.000 euros-, pero también incidiendo en los retos que tienen que afrontar a partir de ahora y en que no se pueden dormir si no quieren «sufrir». Recordó a este respecto que son el club que menos ingresan por comercialización y publicidad, para lo que se van a tomar medidas como nuevas campañas e iniciativas. También anunció la creación de una empresa que han bautizado como «Afouteza e corazón» cuyo capital será 100 % del Celta. No esquivó tampoco el tema de la asistenica a Balaídos, cuyo descenso atribuyó al gran número de socios que no acuden o a las condiciones del estadio, incluyendo las obras que se desarrollan actualmente.

Renovaciones

El presidente no eludió tampoco las renovaciones de técnico y jugadores. Augura que todas serán complicadas, desde la de Berizzo, pese a la «buena predisposición» de ambas partes, hasta la de Cabral, en la que no ha habido avances, o la de Nolito, acordada con el jugador. «Con él está todo cerrado, la diferencia es con el agente, que se disparó el último día», señaló. Respecto al Barcelona, con el que admitió el desencuentro propiciado por la ocultación del fichaje de un canterano, aseguró que hubo una llamada por el gaditano, pero no negociación al ceñirse el Celta a la cláusula. «Si Nolito se va, son 18 millones y es una gran operación, si se queda, es cojonuda».

Admitió también el máximo mandatario su preocupación por el Celta B, al tiempo que rechazó que no se estén dando oportunidades a la cantera. En ese sentido, en el que aludió expresamente a Yelko, lanzó mensajes contundentes como qiue «cuando algunos canteranos suben se creen con derechos que no se han ganado en el campo». También justificó las plantillas cortas como medio para dar oportunidades a futbolistas de la casa siempre que demuestren merecerlas.

Mouriño tuvo palabras de elogio para la «magnífica» afición del club, recordando a la vez que ni ella ni nadie es más importante que el Celta. «Nadie está por encima de la institución: ni presidente, ni consejeros, ni jugadores, ni afición. El Celta es lo primero», manifestó. Repitió, en referencia a varios asuntos diferentes, que el club se mantiene siempre firme en sus planteamientos partiendo de esa premisa de priorizar a la institución.

No quedaron en el tintero temas como el arbitraje -«todos los presidentes se sienten perjudicados, yo también»-; la nueva sede, que continúa a la espera de la licencia; la marcha de Augusto, que dio por buena en la medida en que su sustituto, Marcelo, está ofreciendo un buen rendimiento o la portería, en la que reconoció «fallos puntuales de dos buenos porteros», que recordó, han admitido públicamente los interesados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Mouriño: «Ahora podemos decir que el objetivo es Europa»