En Primera con dos años en el oficio

Xosé Ramón Castro
x. r. castro VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

ALBERTO LÓPEZ

Alende, todavía juvenil, comenzó de delantero y fue reconvertido al centro de la defensa en juveniles

07 dic 2015 . Actualizado a las 12:57 h.

Cuando llegó al Celta procedente del Cidade de Santiago jugaba de delantero, luego lo reconvirtieron hasta el mediocentro, en juveniles los técnicos de A Madroa decidieron que podía dar un buen central y con 18 años, aún en edad juvenil, debutó como zaguero en Primera División. Esa es la historia, en una edición de bolsillo, de Diego Alende (Santiago, 25 de agosto de 1997), la última perla de la cantera celeste que llega a la cima y que por lo menos tendrá una semana más para mantenerse ante la falta de efectivos en el centro de la defensa del conjunto vigués.

Alende se inició en el mundo del fútbol en el desaparecido Ciudad de Santiago, pero Toni Otero, entonces director de cantera del Celta, enseguida se fijó en él. Lo fichó aún en edad benjamín y durante su primer año en Vigo se echó toda una temporada entrenando solo porque en la estructura base del conjunto vigués, entonces, no había jugadores de su edad. Lo hizo al año siguiente y como delantero, su primera posición en el mundo del fútbol. Una demarcación que no le duró mucho, porque enseguida los notables de A Madroa decidieron reubicarlo como mediocentro. La sala de máquinas del infantil y el cadete también fue una estación de paso, hasta que llegó a edad juvenil. Entonces, como en todo el fútbol español, el Celta tenía un déficit de centrales, y una de las soluciones fue probar a Alende en esa demarcación. Ahí comenzó todo.

«La primera característica es la capacidad de trabajo que ha tenido hasta ahora. Estamos hablando de un jugador que era mediocentro hasta juveniles y por sus condiciones en el club se decidió que tenía posibilidades de jugar de central y lo asimiló bien. El primer año le costó bastante pero el segundo ya vimos de lo que era capaz», comenta David de Dios, el técnico de los éxitos del Celta juvenil y el técnico que lo ha moldeado en las dos temporadas anteriores.