Un coliderato que traspasa fronteras

Aficionados de Japón, Sudáfrica, Turquía o Rusia analizan el momento del Celta

Hidetoshi Mori sigue al Celta desde su Japón natal
Hidetoshi Mori sigue al Celta desde su Japón natal

vigo / la voz

El gran inicio liguero del Celta es «la comidilla» de los españoles que trabajan en Mozambique según cuenta uno de ellos, Alberto Basteiro. Pero esa frase se puede extrapolar a los celtistas que se encuentran dispersos por diferentes lugares del mundo y que desde allí disfrutan del coliderato del conjunto vigués. Dan fe de ello aficionados originarios o residentes en Japón, Rusia, Estados Unidos, Turquía, Sudáfrica, Eslovaquia y Uruguay.

Inicio

Un arranque de ensueño. El inicio de liga ha sido «un milagro inesperado, un sueño del que uno no quiere despertar», en palabras del celtista ruso Sergey Klepalov. Pero un milagro que nace fruto del trabajo, como recuerda el uruguayo Santiago Góngora: «Es consecuencia del proceso que ha hecho Berizzo con los suyos: trabajando día a día, ganando, perdiendo, conociendo sus virtudes y defectos», analiza. Otros lo ven solo como el comienzo de lo que puede estar por venir, como el turco Ömer Can Inceoglu. «El equipo está fuerte y las cosas aún pueden ir a mejor», pronostica.

Ömer Can Inceoglu, de nacionalidad turca, sigue se aficionó al Celta tras un partido contra el Fenerbahce
Ömer Can Inceoglu, de nacionalidad turca, sigue se aficionó al Celta tras un partido contra el Fenerbahce

Clasificación

Coliderato ganado a pulso. «Si estamos ahí, es porque lo merecemos», dice Góngora tajante sobre el coliderato del Celta. Admiten que a nadie le amarga un dulce, pero que la posición a estas alturas es en cierto modo «irrelevante», como la califica Basteiro, para quien «la salvación sigue siendo lo prioritario». Desde la peña América Celeste, John Millan recuerda que «la situación puede cambiar rápido y no se sabe cuánto tiempo va a estar el equipo ahí», por eso llaman a «disfrutar del gran momento» del Celta sin pensar mucho más. En la misma línea, el japonés Hidetoshi Mori recuerda que «solo van ocho partidos y tampoco hay que precipitarse».

John Millan es la cabeza visible de la peña América Celeste
John Millan es la cabeza visible de la peña América Celeste

Próxima jornada

Un duelo contra el Madrid que no es imposible. El partido del sábado contra el Real Madrid, para el que se han agotado las entradas, también genera expectación fuera de las fronteras españolas. «Espero que ganemos. Si ya lo hicimos con el Barcelona, ¿por qué no repetirlo y demostrar que podemos estar entre los mejores?», se pregunta el sudafricano Steven Mandla Dlamini. Esta opinión es compartida por el eslovaco Tomás Chrancek, que no considera casual que el equipo se sitúe donde está ahora. «Tenemos los mismos puntos que Real Madrid y Barcelona después de habernos enfrentado ya a equipos duros como el propio Barça, el Sevilla o el Villarreal y estamos ahí. Nos hemos ganado el respeto y el Madrid va a ir a Balaídos sabiendo que el Celta va a plantar cara», vaticina. Nadie se atreve a pronosticar una victoria, pero, como Millan, nadie duda tampoco de que los vigueses «no lo pondrán fácil» a los blancos.

Steven Mandla Dlamini tiene una academia en Sudráfrica que lleva el nombre del club
Steven Mandla Dlamini tiene una academia en Sudráfrica que lleva el nombre del club

Objetivo

Primero, la salvación; luego, ya veremos. Algunos son tajantes y no quieren ni oír hablar de otra meta que no sea la salvación: «El objetivo es permanecer en Primera división, solo eso», zanja Hidetoshi. Sergey está entre la ilusión y las dudas. «Me da miedo Europa, porque puede ser peligroso y correr el riesgo del descenso, pero sería bonito encontrarme con mis amigos celtistas por ejemplo en Moscú o Krasnodar y apoyar juntos al Celta frente a un rival europeo», desea. Basteiro apela a las diez jornadas sin ganar del año pasado para mantener los pies en el suelo, mientras Santiago cree que «hay condiciones para lograrlo, pero ha de ser la cereza de la torta». Ömer no solo cree que el regreso a Europa está próximo, sino que ve al equipo «volviendo a hacer cosas importantes en Europa» como cuando él lo conoció, al medirse al Fenerbahce en el 2006.

El ruso Sergey Klepalov forma parte de la peña Centolos Celestes
El ruso Sergey Klepalov forma parte de la peña Centolos Celestes

Distancia

Victorias que palían las dificultades. Conviven con dificultades para ver los partidos por cuestiones técnicas y horarios. Algunos, además, no tienen a más celtistas a su alrededor. Por eso para ellos los buenos resultados hacen más llevadera la distancia. «Disfruto mucho cuando se me acerca gente que conoce más al Madrid o al Barça y me habla de cómo el Celta se codea con ellos», celebra Steven. Santiago lo vive con «ansiedad y nerviosismo», pero con el «orgullo de ir por ahí con un escudo que tantas miradas está despertando en el mundo del fútbol», mientras Tomás está «disfrutando como nunca». Millan, con su peña, vive «cada partido casi como en Balaídos». Y a Sergey el contacto con sus Centolos le da la vida. «Ya no me imagino sin ellos y estoy feliz porque la segunda época dorada de mi Celta se acerca». Aunque sea a muchos kilómetros, todos quieren ser testigos.

Votación
12 votos
Comentarios

Un coliderato que traspasa fronteras