Carlos Mouriño: «Afrontamos esta temporada con ilusión y sacrificio»

Los aficionados pidieron insistentemente a Nolito que continúe en el equipo

Drazic disputó sus primeros minutos con la camiseta celeste.
Drazic disputó sus primeros minutos con la camiseta celeste.

Vigo / La Voz

El Memorial Quinocho volvió a ser una temporada más la cita escogida para la presentación de un Celta que hizo su puesta de largo ante un Balaídos no especialmente lleno, pero sí totalmente entregado. Especialmente a algunos nombres propios que se sabía que iban a acaparar todas las miradas, como fue el caso de Aspas en su regreso o de Nolito, al que la afición aclamó en repetidas ocasiones pidiéndole que no se vaya.

La tarde comenzó con la salida al terreno de juego de los conjuntos de las categorías inferiores, de los que luego se acordaría el presidente en las palabras que dirigió a la grada. A continuación llegó el turno de la presentación uno por uno de los jugadores, con las novedades no solo de los fichajes (Guidetti, Wass, Drazic y el propio Aspas), sino también de los canteranos Yelko y Señé. Los que se llevaron precisamente las ovaciones más sonadas fueron todos viejos conocidos: Nolito y Aspas se discutieron el honor de ser los más aplaudidos por Balaídos. En el primer caso los aplausos sonaban a bienvenida; en el segundo, a un «no te vayas» que se verbalizaría durante el partido con los gritos de «Nolito, quédate».

Entre los más aclamados estuvo también el capitán, Augusto Fernández, que fue el primero en dirigirse a la afición con un breve discurso en clave de agradecimiento. «En nombre del equipo quiero agradecer el apoyo recibido la temporada pasada y el esfuerzo de la afición. Hoy queremos empezar a devolverlo en el campo», comentó el argentino en los prolegómenos del partido.

A continuación le tocó el turno a Berizzo que se expresó en unos términos muy parecidos. «Gracias por venir y por la temporada pasada», comenzó para luego centrarse en el presente y en el futuro del equipo vigués. «Estamos muy ilusionados con la temporada que viene. Ojalá podamos ilusionarles y que se sientan orgullosos del fantástico equipo que tienen», argumentó para luego terminar con un «¡hala Celta!».

El último en intervenir fue el presidente, Carlos Mouriño, conciso pero contundente. Quiso tener unas palabras para los jóvenes que le rodeaban en ese momento, la cantera del club. «Estamos orgullosos de estos chicos, de esta cantera que tan buenos resultados nos está dando y que nos ha permitido disfrutar de muchos de ellos en Primera», destacó el máximo mandatario del club.

Mouriño tampoco se olvidó del primer equipo y de los nuevos retos que traerá la campaña que se avecina. «Crecemos juntos, todos a una. Afrontamos esta temporada con una gran ilusión y alegría y también con un enorme sacrificio, con ganas de hacer las cosas bien y de conseguir el mejor de los resultados». No se olvidó de las nuevas incorporaciones del equipo: «Quiero darles las gracias por haber querido jugar en el Real Club Celta y deben saber que esta es su casa».

La fiesta celeste se prolongó durante el partido, una vez guardado un minuto de silencio por Dani Rivas. Los goles y el equipo hicieron disfrutar a una afición que tendrá que esperar hasta dentro de dos semanas para ver fútbol oficial en Balaídos.

Berizzo: «Fue una prueba superada y debemos seguir en la misma línea»

El técnico del Celta, Eduardo Berizzo, se mostró satisfecho con la imagen ofrecida por los suyos en el choque de ayer y destacó que le deja conclusiones positivas. «La primera parte se pareció mucho a lo que deseamos que suceda: dinamismo, control de balón, sin recibir ocasiones... Todo el partido fuimos defensivamente sólidos», destacó. Aunque reconoció que los cambios «deformaron» un poco al conjunto, incidió en que la actuación fue «interesante en aspectos como la presión, el quite o el juego en campo rival».

Berizzo también destacó la pegada del equipo, que vio puerta con facilidad. «El volumen de jugadas que convertimos fue mucho, fuimos certeros y eso puso el partido de nuestro lado», comentó. Para el argentino, el choque de ayer constituye «una prueba superada», por lo que deben «seguir en la línea mostrada» ayer.

El hecho de jugar con dos atacantes vino determinado por el planteamiento del Genoa, explicó. «Su esquema nos lo permitía al jugar con línea de tres o de cinco. Intentar jugar con dos nueves tiene su riesgo y habrá veces en que lo asumiremos. Los partidos pondrán a prueba esa sociedad y que podamos combinarlo».

El técnico se refirió también a la «gran capacidad de adaptación» que ve en Guidetti para incorporarse a los partidos, independientemente de que marque como ayer o no. «Entra bien, interpreta bien lo que el equipo requiere: asociación, pase en profundidad, presión... Ojalá no sea el emergente, trabajaremos para que esté listo para los 90 minutos».

Sobre el Tucu, subrayó que, gracias a haber completado la pretemporada está «muy cerca» de lo que esperan de él.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Carlos Mouriño: «Afrontamos esta temporada con ilusión y sacrificio»