El Celta sujeta al Sevilla en Balaídos

El conjunto de Berizzo realizó un magnífico encuentro en el que frenó la calidad de un Sevilla que se adelantó con un gol de Gameiro. Santi Mina empató de penalti en la segunda parte.


Tenía el partido un aliciente especial más allá de la importancia deportiva en la que ambos equipos necesitaban la victoria para seguir aspirando a sus respectivos objetivos de Europa League y Champions. En el plano emotivo, dos canteranos criados en A Madroa volvían a su estadio para enfrentarse contra el equipo con el que siempre quisieron jugar. Iago Aspas y Denis Suárez regresaban a Vigo y lo hacían con la novedad de hacerlo como titulares de inicio.

Unai Emery, que no estuvo presente en Balaídos por el fallecimiento de su padre, refrescó mucho al equipo y solamente tres jugadores repitieron de inicio con respecto al encuentro del jueves ante la Fiorentina. En el Celta, la plaga de bajas por sanción y lesión, hizo que Berizzo alinease un once inédito en el que destacaba la presencia de David Costas como central, Sergi Gómez en el lateral derecho y Pablo Hernández en la mediapunta.

El partido fue parejo en el inicio, con un Celta que mandaba con el balón y un Sevilla cómodo sin el mismo, ordenado, replegado y rocoso, como durante toda la temporada lo ha sido el conjunto de Unai Emery. Rondaba el minuto ocho de juego y, cuando apenas se había acercado a las inmediaciones del área de Sergio Álvarez el Sevilla ya marcaba territorio. Una fenomenal pared entre Iago Aspas y Kevin Gameiro, la finalizaba el delantero francés con un remate preciso con la diestra, dentro del área, directo a la escuadra.

Sin avisos, sin brillantez, con puro pragmatismo. El Sevilla mandaba en Balaídos gracias a la tremenda calidad y pegada de sus delanteros. Tras el gol, el conjunto hispalense pudo incluso aumentar la ventaja, con un Iago Aspas superlativo en el primer tiempo, comandando las operaciones de los andaluces. Primero un disparo de Gameiro y posteriormente otro del propio Iago Aspas desde la frontal hicieron trabajar a Sergio, que salvó a su equipo del segundo en los primeros quince minutos.

El Celta tenía el balón y dominaba la posesión, pero el brillante posicionamiento táctico del Sevilla conseguía minimizar las intentonas de todos los hombres de ataque. La primera gran ocasión de los celestes fue a través de Santi Mina, que metió un gran centro desde la banda derecha que conectó Charles con un cabezazo que se marchó fuera, rozando el palo derecho del portal sevillista. 

Con el paso de los minutos, el Sevilla parecía bajar el ritmo pero nada más lejos de la realidad. Con cada llegada al área de Sergio Álvarez los de Emery llevaban veneno. De hecho, a punto estuvo de llegar el segundo a la media hora, con un gran centro de Aspas desde la banda derecha que no acabó enganchar bien Kevin Gameiro. Incluso antes del descanso, pudo llegar el 0-2 pudo con un cabezazo de Arribas que golpeó en el palo izquierdo.

En la segunda parte el Celta dio un paso más adelante, adelantó líneas y arriesgó más el equipo de Berizzo, pero el problema seguía siendo el mismo, la incapacidad de desequilibrar la tela de araña del equipo sevillista. En esto llegó un centro bombeado de Sergi Gómez desde la derecha y en la disputa del balón entre Charles y Arribas el ariete del Celta se fue al suelo. Velasco Carballo decretaba penalti y Santi Mina engañaba muy bien a Sergio Rico para poner el empate.

Reaccionaba el Sevilla dando entrada a Carlos Bacca, Aleix Vidal y Vitolo siendo Iago Aspas y Denis Suárez dos de los sustituídos, provocando la ovación unánime de toda la afición celeste para despedir a su ídolo. Con los cambios, el Sevilla perdió su fortaleza defensiva y el Celta empezó a encontrar más espacios. El escenario del partido cambió, el centrocampismo quedó a un lado y el encuentro se convirtió en un correcalles con llegadas de área a área por parte de los dos equipos. 

Primero Bacca tuvo una gran ocasión con un disparo desde dentro del área con la derecha que se dirigía cerca de la escuadra, pero al que respondió muy bien Sergio con una fantástica intervención. Pero el Celta respondió con pundonor y primero Santi Mina con un gran zurdazo que se marchó rozando la escuadra y posteriormente con un disparo de Pablo Hernández desde dentro del área que se marchó fuera, pudieron poner el 2-1 en el marcador.

En la recta final del partido la superioridad física del Celta hacía sufrir a un Sevilla incómodo e impreciso que había perdido el dominio del partido. Orellana tuvo una última oportunidad en el minuto noventa, con un gran contragolpe que no supo finalizar ante Sergio Rico. Sin embargo no hubo tiempo para más y el empate final no agrada a ninguno de los dos conjuntos, el Sevilla da un paso atrás en sus aspiraciones de Champions League, mientras que el Celta acaba con un punto que le mantiene en la pelea por la séptima plaza, pero a dos puntos ya del Athletic de Bilbao y Espanyol. Hay posibilidades de Europa League, hay esperanza en Balaídos. 

1 - Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Sergi Gómez, David Costas, Fontás, Jonny; Augusto, Krohn-Dehli, Santi Mina, Tucu Hernández (Madinda, m.83), Orellana; y Charles (Bongonda, m.74).

1 Sevilla: Sergio Rico; Coke, Arribas, Kolo, Navarro; Krychowiak, Denis Suárez (Vitolo, m.73), Iborra; Diogo (Aleix Vidal, m.67), Iago Aspas (Bacca, m.60) y Gameiro.

Goles: 0-1, M.8: Gameiro; 1-1, M.58: Santi Mina, de penalti.

Árbitro: Velasco Carballo (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Augusto Fernández, Santi Mina, por parte del Celta de Vigo, y a Sergio Rico, Iago Aspas, Coke, Arribas y Krychowiak, por parte del Sevilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Celta sujeta al Sevilla en Balaídos