Vigo

«Un día de pena y alegría», así anunció Carlos Mouriño, el presidente del Celta, que Luis Enrique no continuaría en el Celta. El presidente admitió que el contrato era de una temporada con otra opcional y no de dos como se había comentado en junio pasado. El entrenador explicó que «hemos cumplido el objetivo, le estoy muy agradecido al club. Les he dicho que no continuaba, cumpliendo el contrato. Ha sido un año de consolidación y crecimiento». El presidente le abrió la puerta para volver algún día, y el asturiano le recogió el guante: «En esto del fútbol nunca se sabe y siempre es bueno dejar puertas abiertas». Comentó que muchos serán los entrenadores que se peleen ahora por un banquillo como el del Celta.

Luis Enrique no habló de su futuro, ni confirmando, ni desmintiendo, que el Barça vaya a ser su próximo destino. «Nunca se sabe lo que te va a deparar el futuro, no tengo nada firmado para el próximo año, a día de hoy no tengo equipo», se limitó a decir. Lo único que confirmó es que su staff técnico le acompañará en su nueva aventura.

Tampoco el presidente Carlos Mouriño quiso admitir que Eduardo Berizzo será el sustituto: «No es el momento de hablar de ese asunto, es el momento de despedir a Luis Enrique». A quien le dio las gracias varias veces y de quien dijo que «es difícil para el Celta encontrar un entrenador mejor a más bajo precio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Luis Enrique se despide del Celta con Mouriño admitiendo que había firmado por una temporada con opción a otra