Escaso gol y menos rentabilidad

El Celta acusa la falta de pegada y su dificultad para traducir en puntos los tantos que logra

Charles erró dos ocasiones en el Bernabéu que podrían cambiar el partido.
Charles erró dos ocasiones en el Bernabéu que podrían cambiar el partido.

Vigo / La Voz

Pocos goles y escasa rentabilidad. Ese podría ser el resumen de la realidad del Celta. La derrota ante el Real Madrid sacó a relucir la falta de pegada del equipo de Luis Enrique, que fue capaz de maniatar a los blancos, pero que acabó pagando muy cara su falta de pegada.

Los 21 goles que ha conseguido hasta el momento el equipo céltico han sido escaso botín para un conjunto que destaca además por sacar poca rentabilidad a esos tantos. Rivales como Levante, Granada, Almería o Elche tienen todavía menos acierto que los celestes, pero han sido capaces de exprimir el valor de esas dianas.

De los 21 tantos celebrados por la plantilla céltica, cinco corresponden a la goleada sobre el Málaga y tres cayeron en saco roto en la derrota ante el Osasuna. Los trece restantes se reparten entre los empates cosechados frente a Espanyol, Granada, Villarreal y Osasuna, los tantos sin premio de Charles y Santi Mina en San Mamés y el gol de Nolito en el Calderón, que tampoco fue suficiente para rascar puntos frente a los del Cholo Simeone.

En los 18 partidos que han jugado los de Luis Enrique en Liga, en ocho, casi la mitad, han sido incapaces de batir la portería rival, y ese es un lastre demasiado pesado para cualquier equipo. Getafe, Elche, Levante, Barcelona, Rayo, Valladolid y Real Madrid acabaron sus enfrentamientos con el Celta sin goles en contra y sumando los tres puntos, mientras que el duelo ante el Villarreal se saldó con reparto de puntos y sin tantos.

Nada nuevo bajo el sol

La falta de pegada celeste no es algo nuevo para los vigueses, que en sus participaciones en Primera desde el año 2000 solo ha superado los 22 goles en las 18 primeras jornadas en una ocasión. En la campaña 2001/02, cuando marchaba tercero en la tabla con la friolera de 34 dianas. El resto de de temporadas la barrera de los 22 goles había sido imposible de romper, aunque el rédito que los celestes sacaban a esos tantos variaba considerablemente.

El curso pasado, con dos goles menos, el equipo de Paco Herrera marchaba décimo quinto en la clasificación, mientras que en la anterior participación céltica en la máxima división, los mismos 21 goles que ahora atesoran los de Luis Enrique les situaban en una cómoda décimo tercera plaza, con 21 puntos.

Sin duda, el balance defensivo resulta clave para que los goles se traduzcan en puntos, y en ese capítulo el Celta también ha tenido hasta ahora una materia pendiente, puesto que ha encajado 30 en 18 partidos, igualando a los recibidos a estas alturas de la campaña 2002/03.

Ocho goleadores

Ocho futbolistas se reparten hasta el momento los 21 goles célticos en Liga. El equipo de Luis Enrique ha visto cómo su vanguardia, plagada de calidad, no se traduce en pegada, y un hombre de segunda línea como es Álex López ya iguala en cinco tantos a un Charles que comenzó muy fuerte, pero al que se le ha ido haciendo de noche con el paso de las jornadas. Las dos ocasiones falladas en el Bernabéu por el delantero brasileño no han hecho más que reafirmar la necesidad de refuerzos para el ataque.

Charles es la referencia ofensiva de un equipo en el que el canterano Santi Mina ya ha encontrado acomodo. Mario Bermejo, recuperado de su lesión, se perfila como un revulsivo, pero no como un titular en el esquema celeste, por lo que los vigueses necesitan apuntalar su ofensiva si no quieren seguir pagando cara su falta de pegada. El sufrimiento del curso pasado ya fue suficiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Escaso gol y menos rentabilidad