Pionero del celtismo sin límites

míriam vázquez fraga VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

A sus 96 años, Basilio Ferreiro lleva 74 abonado y nunca pensó darse de baja

11 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Basilio Ferreiro (1916) presume de tener más años que el Celta y, por tanto, de haber sido testigo de los 90 que cumple ya el equipo vigués. Dice haber perdido memoria, pero lo cierto es que al socio número 1, desde su primer recuerdo del equipo hasta hoy, no le baila ni una fecha.

Se abonó el 1 de julio de 1939. «Cogí el celtismo al licenciarme. Estaba lejos, en el Frente, y se me vino a la memoria de una manera que al día siguiente de volver ya fui», recuerda. Había sido socio infantil, y con doce años, en 1928, presenció el primer partido en un Balaídos que se reducía a «montículos de tierra y unas gradas». «Contra el Real Unión de Irún, muy importante entonces. Ganó el Celta».

Ha sido socio de todas las gradas y ha vivido de todo. Desde las mojaduras por falta de cubiertas -«a un amigo le encogió el traje una cuarta»- hasta una ocasión en que los aficionados lanzaron monedas y mecheros a un «árbitro anticeltista» provocando la suspensión del choque. Pasando por las gestas de las clasificaciones para la UEFA en 1971 y en los 90. «El mejor momento fue debutar en Europa, contra un equipo escocés que nos pegó bien, aquí y allá. Luego vino la época de los jugadores buenos y el equipo fue arriba. Recuerdo los 7 al Benfica, fue una gran ilusión», dice.