Un jugador muy grande


De Roberto tengo un gratísimo recuerdo. Futbolísticamente he tenido la oportunidad verlo crecer, pasar del cadete al juvenil, del juvenil al filial y del filial a primer equipo, etapas que le han marcado, y eso representa una satisfacción para mí. Que se acuerde de lo que yo haya podido representar en su devenir deportivo me hace sentirme tremendamente orgulloso. Cuando le hice debutar en juveniles lo único que hice fue valorar su capacidad. Me tocó estar allí, entendí que podía estar un punto por encima de su edad, que podía tener un plus de exigencia, y le di ese impulso, pero siempre porque su capacidad lo demandaba, y para premiar sus méritos.

Siempre es difícil de predecir si un jugador se hará un hueco en el primer equipo, y más en aquel momento, en el que el Celta tenía una plantilla plagada de internacionales, pero con el paso del tiempo la situación giró y los canteranos demostraron que estaban preparados para afrontar el reto. Róber, además de ser canterano, es un símbolo de lo que es un chico de Vigo. Pasará a la historia del Celta como un jugador muy importante y muy grande.

De Roberto Lago destacaría su polivalencia. Durante su etapa de formación se adaptó de forma camaleónica a varios puestos, y eso creo que le ha permitido ser mejor lateral izquierdo, le ha venido muy bien. Además, tiene técnica individual, es potente físicamente y difícil de rebasar en el uno contra uno. Lo cierto es que creo que incluso puede dar otro impulso a su carrera futbolística. Solo quiero que sea absolutamente feliz jugando al fútbol en el Getafe y que el éxito deportivo le acompañe en la misma medida que el personal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un jugador muy grande