Aferrados a una gesta necesaria

El Celta necesita engordar el mito de Balaídos ante un Real Madrid eufórico por la Champions


vigo / la voz

El Celta necesita alimentar la estadística que indica que Balaídos es un campo inhóspito para el Real Madrid. Muchas de las 26 derrotas del conjunto blanco en el vetusto estadio se consiguieron en situaciones similares a las de hoy. Con el conjunto vigués con la soga del descenso al cuello y con los madrileños instalados en el Olimpo. La gran diferencia con las gestas pretéritas radica en la distancia sideral que ahora existe entre ambos equipos. La desigualdad del fútbol golpea cada vez más a los débiles y protege a los poderosos.

Pero en su situación, el Celta está obligado a tirar de épica. Desde el principio debe demostrar que su necesidad es mucho mayor que la de un Real Madrid que mete miedo en Europa pero que ha perdido el tren de la Liga. Por eso la agresividad ha estado en el relato de todos los jugadores celestes a lo largo de la semana. Cuanta más intensidad, más posibilidades de éxito.

Todo apunta a que Abel Resino no dará marcha atrás en su apuesta por tirar la línea defensiva bastante lejos de Varas. El toledano salió satisfecho de la respuesta defensiva de su equipo en Sevilla durante la primera hora de partido y frente al Real Madrid aspira a lograrlo durante los 90 minutos, pero añadiéndole un mayor achique de espacios y sobre todo, no perdiendo balones en ataque para que los blancos no puedan desplegar sus contras de vértigo. Si corren son letales.

Novedades

La apuesta por la misma idea no impide pensar en algún cambio en el once. Si Roberto Lago está recuperado su presencia parece casi segura en el lateral izquierdo y en el centro de la zaga a nadie le extrañaría que Túñez pasase de la grada a la titularidad, desplazando a Demidov hacia el perfil derecho. Cabral, tocado desde su baile posicional, pudiera ser el sacrificado.

Arriba, parece difícil aventurar un segundo partido sin Krohn-Dehli en el flanco izquierdo. El danés es un jugador demasiado importante como para desaparecer del mapa. Si vuelve, Orellana podría ser el relevado. También Bermejo, en caso de quitarle músculo y poderío aéreo al equipo.

El Real Madrid llegará eufórico y con ausencias notables, pero al mismo tiempo con un once de campanillas en donde parece estar asegurada la presencia de Cristiano Ronaldo una vez superada la gripe y sin ningún partido inmediato en el horizonte. En ataque todo indica que será Benzema quien se quiera ensañar con el Celta tras su descarte el Old Trafford, y en defensa, la idílica pareja que forman Ramos y Varane darán paso a Albiol y Pepe. Aspas tendrá que lidiar con ellos en su cuarta intentona de hacerle gol al Real Madrid. Es uno de los retos pendientes del diez celeste, que saltará al campo bajo la amenaza de la quinta amarilla.

En el centro del campo, el foco apuntará a Modric, el gran revulsivo ante el Manchester, que hoy relevará a Xabi Alonso en las tareas de organización. Curiosamente Bermejo había sido el encargado de anular al tolosarra en la cita copera.

No obstante, más allá de su elenco de estrellas aparece la actitud. El modo como deseen gestionar el partido. Fuera de casa han tenido problemas y con la Liga a años luz todo dependerá de cómo se tomen el choque.

El partido posibilitará el lleno en Balaídos aunque las últimas entradas se están consumiendo a cuentagotas. Con mayoría aplastante de un celtismo que sueña con una gesta que empuje hacia la salvación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Aferrados a una gesta necesaria