El Celta echa en falta contundencia y más gol

Los celestes urgen rematar más jugadas, y ser menos blandos

De Lucas entró en los últimos minutos pero apenas aportó nada en el juego céltico.
De Lucas entró en los últimos minutos pero apenas aportó nada en el juego céltico.

vigo / la voz

El Celta sigue puntuando en casa, aunque ante el Mallorca se quedó a medias. El equipo de Paco Herrera tuvo que conformarse con un empate, y remontando. Es cierto que tuvo ocasiones para ganar, pero a los vigueses no están sacando rendimiento a las oportunidades.

El once

Bellvís y Park de cara. El entrenador del Celta no deja de sorprender. Ante el Mallorca dio una nueva vuelta de tuerca a su once, obligado en parte por las circunstancias. La baja de última hora de Roberto Lago dio entrada a Bellvís, mientras que la que podría considerarse como la sorpresa del once fue la alineación de Park Chu Young.

El dibujo

Giro al 4-4-2 por la entrada de Park. En la vuelta a casa del Celta Paco Herrera no apostó por el 4-3-2-1 que se preveía con Bermejo de enganche, sino que decidió dar una nueva oportunidad al delantero coreano, situándolo a la altura de Iago Aspas. Planteó un 4-4-2 que funcionó a medio gas. Y es que mientras Aspas estaba en todas las guerras, el jugador asiático estaba desaparecido. El dibujo, además, se fue desfigurando poco a poco en la segunda mitad. Y es que en el segundo tiempo, tras el empate celeste, el partido tomó unos deroteros poco claros. Se volvió abierto con los dos equipos desdibujando sus líneas. El Celta puso contra las cuerdas a los de Caparrós, pero no supo matar el encuentro.

Posesión

El Celta, amo y señor del balón. Al Celta le gusta tener el balón en los pies, y al Mallorca dejárselo al contrario. Con esta carta de presentación, no es de extrañar que la posesión del balón recayese en el bando celeste. Los vigueses tuvieron el esférico pero una vez más les faltó verticalidad y sobre todo finalizar las jugadas. En demasiadas ocasiones el conjunto olívico se adentraba en campo rival sin ser capaz de concluir las acciones. Justo al revés que el Mallorca, que encontró demasiadas facilidades a la hora de finalizar sus jugadas.

La defensa

Se echa en falta más contundencia. El Celta armó una defensa inédita con Bellvís y Jonathan Vila acompañando a Hugo Mallo y a Túñez. El Mallorca puso a todo el equipo a prueba en numerosos saques de esquina, y en esas jugadas de estrategia se echó en falta mayor contundencia a la hora de despejar el esférico. En la acción del gol el Celta permite a los de Caparrós rematar hasta en cuatro ocasiones y por el centro del área. Demasiadas oportunidades que los baleares no desperdiciaron.

Balance ofensivo

Ocasiones claras, pocos goles. El Celta se está encontrando este curso con el hecho de que necesita crear infinidad de ocasiones para que el balón acabe en el fondo de la red. Ayer sucedió de nuevo. Iago Aspas puso dos balones a Hugo Mallo y a Augusto que no llegaron al fondo de la red de milagro. El de Moaña, cerebro en el ataque celeste, fue también el autor del centro a Park y se mostró una vez más como el cerebro celeste en ataque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El Celta echa en falta contundencia y más gol