Arantxa Sánchez Vicario: «Me arrepiento de haberle dado a Pep todo el control de lo que tenía»

La extenista admite que el tiempo le ha demostrado que se equivocó al casarse con Josep Santacana y aislarse de su familia


La Voz

En su primera entrevista tras su divorcio, Arantxa Sánchez Vicario se muestra arrepentida por algunas de las decisiones que tomó durante su matrimonio con Josep Santacana. Especialmente aquellas decisiones que la alejaron de su entorno familiar, hasta el punto de llegar casi a aislarle. «Yo estaba ciega y no lo veía, pero él me incitaba: yo me iba separando de mis amigos; de mi familia, de mis amigos del tenis, para que estuviéramos mejor», reconoce la deportista en su conversación con la revista ¡Hola!. Arantxa asume que en eso se equivocó, al igual que admite que fue un error haberle «dado el control de todo lo que tenía». «No me arrepiento de haber dado todo por amor», matiza la deportista, pero «tenía que haber separado el amor del resto de mi vida».

«Los trofeos y mis cosas personales están en casa de sus padres», reconoce la deportista, que se muestra dispuesta a luchar por intentar recuperarlos. «Me encuentro muy dolida por la situación, pero estoy muy fuerte y voy a luchar con todas mis fuerzas por mis hijos y por mí», asegura durante la entrevista que publica este miércoles la revista ¡Hola!. Sobre la reconciliación con su familia, Sánchez Vicario confiesa que no hicieron falta muchas palabras y que simplemente pidió perdón «a quienes se lo tenía que pedir».

Las versiones de la deportista y el empresario siguen sin coincidir en lo que se refiere al origen y los tiempos de la separación. Según Arantxa Sánchez Vizcario llevan separados desde que después de verano Pep Santacana se fue de casa. En cambio el empresario en la misma revista desmiente esa versión. Según Santacana, ellos llevan separados «casi dos años» aunque la situación «ya venía viciada» de antes. «Llevamos cinco años sin tener relaciones», añade Santacana, que fija el inicio de su nueva relación hace un año y dos meses.  Arantxa prefiere no entrar en muchos detalles sobre la supuesta doble vida de su marido. «Si está feliz, mejor para él», apunta la deportista, aunque le reprocha el engaño y la «falta de respeto hacia mí y sus hijos por llevar una doble vida». 

 

Arantxa Sánchez Vicario y Pep Santacana se conocieron en una fiesta en Ibiza en 2007 y han permanecido juntos durante 11 años. Una relación que le costó a la extenista la pérdida de contacto con su familia y perder el patrimonio valorado en 30 millones de euros que tenía cuando se casaron. La pareja tiene dos hijos, Arantxa, de 9 años, y Leo, de 7. La familia ha residido en Miami, Estados Unidos, durante los últimos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Arantxa Sánchez Vicario: «Me arrepiento de haberle dado a Pep todo el control de lo que tenía»