Miley Cyrus ya es la diva del porno... pop

Victoria Toro

GENTE

Miley Cyrus durante su concierto en Viena
Miley Cyrus durante su concierto en Viena GEORG HOCHMUTH

La artista estadounidense lleva alrededor de un año siendo la protagonista de un exhaustivo análisis sobre su comportamiento. En el que ella no interviene. Los comentaristas no hacen más que darle vueltas a si esa chica de tan solo 21 años está desquiciada o, más bien, es un auténtico genio del márketing

23 jun 2014 . Actualizado a las 12:55 h.

Los expertos en esta última disciplina no tienen ni la más ligera duda: la antigua estrella de Disney, que esta semana pasó por España con su gira, es la protagonista de una de las campañas de promoción más exitosas de la historia. Los adolescentes y jóvenes de medio mundo, tampoco la tienen y compran sin parar millones de sus discos. El mundo de la moda, al parecer, tampoco duda porque Miley Cyrus es, desde enero de este año, la protagonista de la campaña para jóvenes de uno de los nombres más importantes de la moda estadounidense, Marc Jacobs. Así que la pregunta es: ¿Quiénes son los que creen que la joven estrella está loca?

Y la respuesta es que, en general, son los conservadores de más de 40 años los que no soportan sus puestas en escena en las que el sexo y las drogas están más que presentes. Pero seamos sinceros, ¿alguien ha creído que Miley Cyrus pretendió alguna vez venderles discos a esas personas? La respuesta es claramente, no. Pero lo que ha hecho Cyrus es una jugada brillantísima porque ha aprovechado a esas personas que en ningún caso hubieran sido seguidores suyos para que le hagan una de las campañas de publicidad más baratas y con más éxito que se han conocido. Porque todas esas personas que no soportan la nueva imagen de la que fue Hanna Montana no dejan de hablar de ella.

De Disney a MTV

El momento cumbre en la nueva carrera de Miley Cyrus fue la entrega de premios MTV del año pasado. Al día siguiente de aquellos premios, en todo el globo se hablaba de ellos y de la actuación de Miley Cyrus. Ella no había ganado nada pero eclipsó a todos los ganadores con una puesta en escena provocadora. En ese momento es cuando se empezó a hablar de si había perdido el rumbo. Pero hay un dato que deja bien claro que de eso, nada. El mismo día de la ceremonia de los premios, la casa de discos de Miley Cyrus ponía a la venta la primera canción del que iba a ser el primer álbum de esta segunda etapa artística de Cyrus tras su pasado como adolescente de la casa Disney. Las ventas de Cyrus subieron a partir del día siguiente un 124%. ¿Rumbo perdido? Nadie que mire la cuenta corriente de la joven de Nashville podría decirlo.