Isabel II, «la chica Bond más memorable», recibe un Bafta honorífico

La soberana británica hizo su debut cinematográfico con un vídeo con James Bond (Daniel Craig) para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres


La reina Isabel II recibió ayer un Bafta honorífico por su apoyo al cine y la televisión británicos durante sus 60 años de reinado en una fastuosa gala en la que fue descrita como «la chica Bond más memorable».

La soberana británica, que el verano pasado hizo su debut cinematográfico con un vídeo con James Bond (Daniel Craig) para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos, recibió el galardón durante una ceremonia ofrecida por ella misma en el palacio de Windsor.

Numerosos artistas, directores y productores de cine, teatro y televisión asistieron a la fiesta, en la que fue el actor Kenneth Branagh el encargado de presentarle la estatuilla.

El presidente de la Academia británica de artes cinematográficas y televisivas (Bafta), John Willis, dijo que el galardón reconocía «el destacado patronazgo de los sectores del cine y la televisión» que ha ejercido Isabel II durante su reinado. Willis recordó que la reina ha sido patrona de la Real Academia de Artes Dramáticas, entre otros muchos organismos, y recalcó el «incansable apoyo» que ofrece a los esfuerzos del sector. «Más recientemente, su majestad la reina fue protagonista en los Juegos Olímpicos de Londres como la chica Bond más memorable hasta la fecha», apostilló el presidente de la academia, entre risas del público.

Isabel II protagonizó un vídeo en el que parecía tirarse en paracaídas sobre el estadio olímpico en una misión con James Bond, el agente secreto 007, pieza que se convirtió en uno de los aspectos más comentados de la ceremonia de inauguración dirigida por Danny Boyle.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Isabel II, «la chica Bond más memorable», recibe un Bafta honorífico