Los duques de Cambridge llegan a Canadá

Guillermo y Catalina llegan a la capital canadiense para iniciar su primera visita oficial al extranjero desde su boda.


Los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Catalina Middleton, llegaron hoy a Canadá para iniciar su primera visita oficial al extranjero desde su boda, el pasado 29 de abril. La pareja real visitará desde hoy y hasta el 8 de julio la capital canadiense, Ottawa, así como las provincias de Québec, Isla del Príncipe Eduardo, Alberta y los Territorios del Noroeste.

Los duques de Cambridge fueron recibidos en el aeropuerto internacional de Otawa por el ministro de Exteriores canadiense, John Baird, y otros altos funcionarios del país. El príncipe Guillermo, como segundo en la línea sucesoria al trono británico después de su padre, el príncipe Carlos, está destinado a convertirse en el rey de Canadá, que es una monarquía parlamentaria en la que el Jefe del Estado es el Gobernador General del país que actúa como representante directo de la reina Isabel II de Inglaterra.

Esta se convierte en la tercera ocasión que el príncipe Guillermo visita Canadá. La última vez que estuvo en el país fue en 1998 cuando, junto con su hermano y su padre, pasaron unos días esquiando en las montañas de la provincia de Columbia Británica.

Tras descender del avión, el príncipe Guillermo y su esposa se dirigieron al Monumento Nacional de la Guerra para depositar una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido antes de dirigirse a la residencia oficial del Gobernador General de Canadá, David Johnston.

La policía espera que mañana, el día de la Fiesta Nacional canadiense, más de 450.000 personas acudirán a los alrededores del Parlamento canadiense para celebrar con el príncipe Guillermo y Catalina Middleton el establecimiento el 1 de julio de 1867 de Canadá como país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los duques de Cambridge llegan a Canadá