La baronesa Thyssen «cierra el grifo»

Tita Cervera pone en manos de sus abogados las pretensiones económicas de su hijo y le recuerda que hay dos herederas más. Mientras, Borja busca el diálogo y le pide a su madre «que lo llame»


Jueves

Cari Lapique, abuela

Me pone un mensaje Cari Lapique loca de contento por el nacimiento de su primer nieto, al que pondrán el nombre de Pedro, como su abuelo paterno, Perico Matos.

Almuerzo en Puerto Lagasca, un lugar muy agradable de cocina canaria, que se ha puesto de moda. La relación calidad, servicio y precio es excelente. Me convida Chata López-Sáez junto a Vicky Fierro y Carmen Cobo. Nos reímos mucho.

Después firmo un contrato con una cadena de televisión. Ellos lo anunciarán oportunamente. Los cambios son siempre buenos, si se ajustan a mi manera de pensar, excelente y si hay señores por medio, extraordinario.

Viernes

El nuevo amor de Otti

Me alegro de que Otti Glanzelius, la ex mujer de Manolo Santana, haya encontrado amor y compañía en un productor de música sueco, Lsif Carlquist, afincado en Marbella, en cuyas cercanías tiene una gran casa. Divorciada del gran tenista y gran persona desde finales del año 2008, vuelve a sentir la ilusión del amor. Por su parte, Manolo rehízo su vida con una brasileña muy simpática, que me presentó en el Open de Madrid, del que es director. Otti le ayudó siempre mucho en la organización de este evento deportivo, al que le dieron ambos una magnitud extraordinaria elevándolo a una categoría máxima de participantes y público.

Sábado

Cumpleaños

Acudo al campo de la condesa de Montarco para almorzar y felicitar a la infanta doña Margarita, que celebra su cumpleaños. La infanta es una persona extraordinaria, culta e interesada por todo. Voy por la noche a la velada musical que en su casa dan Churry y José Manuel Serrano. Cantan Josefina Arregui y Laura Muñoz en honor de Monique y Maurice Hatchwell. Cuerpo diplomático, nobleza, finanzas y políticos abarrotaron los salones y en dos comedores se dispuso una espléndida cena que duró hasta bien entrada la madrugada.

Domingo

Tita y Borja

Borja Thyssen quiere que su madre lo llame para hablar. La baronesa, que está fuera de Madrid, les ha felicitado por activa y por pasiva ante los micrófonos. También ha dicho que sus abogados siguen adelante ante las pretensiones de Borja, que no sabe de dónde van a sacar el dinero para comprarse una nueva casa y que ella tiene el grifo, del dinero se supone, cerrado. También muy lista, la baronesa le recordó a Borja que hay dos herederas más, que son sus hijas.

Borja critica el círculo de amistades de su madre y un tanto sobrado, dice «que lo llame». ¿Será necesidad? ¿Será verdad que está agobiado de dinero? ¿Será que finalmente no consigue vender la casa de Ibiza y no tiene liquidez para comprar la de Madrid? Un amigo mío extranjero fue a verla y, aunque las vistas son fabulosas, la encontró desproporcionada y, en su caso, con una obra importante por hacer. Borja, a pies juntillas, creía que se la iba a quedar. Me lo contaba el otro día en Suiza y me pedía discreción, pues está viendo otras.

Borja no tiene fáciles las cosas. Su suegra declaraba hace poco que las diferencias entre madre e hijo tienen que desaparecer. Pensará en su nieto y en su hija. Tal vez el que tiene que revisar su entorno es Borja. Pero, sin duda, es el que lo tiene peor y más que perder en esta guerra.

Lunes

El drama de la Esteban

Con lágrimas en los ojos, el fenómeno televisivo Belén Esteban anunció que su vida con Fran Álvarez se había convertido en algo insoportable. Dijo cosas como «ni Jesulín ni leches, Fran ha sido el hombre de mi vida», o «no ha habido terceras personas, son cosas de la vida», «los dos tenemos un carácter difícil» o «esta es la definitiva», aludiendo a los anuncios anteriores de ruptura. El bar de Fran se vio inundado de cámaras, periodistas y paparazis. El susodicho Fran ni se inmutó, habló con sus clientes, jugó a las cartas con su padre, agradeció la presencia de «tanto cliente nuevo» y nada dijo de la relación de Belén con sus suegros, de la acusación de la que supuestamente se rumorea sobre su falta de ambición o de las influencias que han podido tener ambos desde el exterior. Y cuando España vivía el dramón, sale alguien diciendo que llevan ya algunos meses separados, que había un pacto entre ellos para no decir nada y que elementos ajenos a sus vidas personales, como las audiencias, la coincidencia con un estreno de programa en Antena 3, la necesidad de anular al enemigo antes de que empiece a andar y la justificación de su fracaso en el baile del concurso televisivo podrían haber influido en dar a conocer su divorcio. Y por si esto fuera poco, otro problema añadido, relacionado con su hija Andreíta, ya que no fue requerida al cumpleaños de Jesús Alejandro, el niño pequeño de Jesulín y de la Campanario. Aquí Belén ha adoptado el papel de víctima: «Estoy curada de espanto», «no pasa nada», «la hubiera llevado yo», «no sé por qué no la han llamado», «es una pena, no ha sido invitada a ir a Ambiciones» y una retahíla de matracas, una tras otra en su más puro estilo de víctima o peculiar madre coraje. En definitiva, esta señora no gana para disgustos. Para colmo la operación le ha dejado la nariz torcida, una fosa nasal más grande que otra y una expresión con evidente falta de felicidad.

Martes

Chabeli pierde el bebé

Ante la falta de formalidad y las exigencias inaceptables para mí, a causa de los continuos cambios, comunico a la dirección del programa Tal Cual que me voy. Pensaba quedarme todo el mes de marzo y reaparecer en mi nueva cadena a partir de abril, pero por mi parte no ha sido posible continuar. Estoy feliz con la decisión tomada.

Me llega la noticia de que Chabeli Iglesias, que esperaba un bebé, ha sufrido un aborto en Miami. En torno a ella, su madre Isabel Preysler y Julio Iglesias y Miranda, que volaron desde Madrid y Punta Cana. Era un parto muy deseado, dicen que venían dos niñas, pero desgraciadamente no pudo ser.

Miércoles

La Sartorius reaparece

Reaparece muy guapa Isabel Sartorius en las páginas de la revista Hola, en lo que se llama un viaje humanitario, en este caso al Líbano, cosa que ha hecho otras veces en Bosnia, Etiopía, Kuwait, India... dejándose fotografiar con niños, ancianos y enfermos en campos de refugiados. Isabel Sartorius dice tener mucho tiempo libre. Su hija estudia en un colegio americano de una capital de una república africana.

Para después del verano está prevista en Sevilla, en el palacio familiar de Casa de Pilatos, de la duquesa de Medinaceli, la boda del duque de Feria y de Laura Vecino. Será sin duda un acontecimiento social en la capital andaluza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

La baronesa Thyssen «cierra el grifo»