Caster Semenya muestra su lado más femenino

La atleta sudafricana ha posado para una revista bajo el titular «¡Miren a Caster ahora!».


La controvertida campeona mundial de los 800 metros, la sudafricana Caster Semenya, ha aprecido en la portada de una revista de su país en un vestido negro sin mangas y bajo el titular «¡Miren a Caster ahora!».

Semenya, cuyo género despertó dudas el mes pasado en los mundiales de atletismo de Berlín y fue sometida a un análisis de sexo, se puso tacones altos y varios vestidos cortos para su producción para la revista «You».

«Me gustaría arreglarme más seguido y usar vestidos, pero nunca tengo la oportunidad», ha declarado a la publicación la atleta de 18 años, que lucía maquillada y con sus uñas pintadas.

Horas antes de su victoria en los 800 metros en la final de Berlín, la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) anunció que analizaría el género de Semenya después de que la atleta mejorara su mejor tiempo en más de ocho segundos en un año.

Semenya, que creció en una aldea en la provincia de Limpopo, salió de una relativa oscuridad y se llevó fácilmente los títulos de campeona junior en Africa en julio en Mauritania y campeona mundial en Berlín.

A la espera de los resultados

La IAAF, que fue criticada por hacer públicos los análisis y luego pidió disculpas, aún tiene que anunciar los resultados. El entrenador de Semenya, Wilfred Daniels, renunció la semana pasada y dijo que el trato que tuvo la IAAF con la atleta fue «denigrante» y que el manejo que tuvo la Asociación Sudafricana de Atletismo (ASA) también fue «atroz».

Daniels aseguró que la ASA sometió a Semenya a un test de género antes de viajar a Berlín sin que ella lo supiera. Según el entrenador, ella pensaba estar pasando un control antidoping. Por su parte, la ASA rechazó estas acusaciones.

Al hablar con «You» acerca de la controversia, la tímida estudiante de ciencias deportivas, de anchas espaldas y voz gruesa, dijo: «Lo veo todo como una broma, no me altera. Dios me hizo como soy y me acepto así».

Al mismo tiempo, reveló que cuando se inscribió en la Universidad de Pretoria le dijo preventivamente a un compañero «soy una chica» para evitar mayores cuestionamientos.

Semenya, que a su regreso a Sudáfrica fue recibida por miles de seguidores en Johannesburgo, también le dijo a la revista que sueña con ganar el oro olímpico, aunque aseguró: «Nunca me volveré arrogante».

La IAAF indicó que no sospecha que Semenya haya engañado deliberadamente, pero tiene dudas sobre si la atleta tiene alguna condición médica particular que le dé una ventaja injusta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

Caster Semenya muestra su lado más femenino