Para conseguir un brebaje de éxito necesitamos el aguardiente de Orujo D´Vizhoja premium y un lugar mágico. A ello le sumamos un buen conjuro, incluso personalizado, y maña para quemar el líquido

Redacción

Con la previsión de lluvia para la noche de San Juan, del 23 al 24 de junio, los planes caseros son una buena alternativa. Para esa noche, muchos gallegos comienzan a hacer acopio de sardinas, recolección de hierbas mientras desempolvan el pote típico de la queimada. 

Y es que, en el apartado gastronómico, el brebaje típico es la queimada, acompañando a sardinas y churrasco. Aunque es una de las grandes tradiciones de la cultura gallega, también hay quien varía ligeramente la receta. 

Donde no hay dudas es en el aguardiente de orujo. En este caso, se recomienda no coger el licor que tenemos guardado en casa desde hace 20 años sin etiquetas ni referencias. «Como en todo, si el producto es de calidad, tendremos una bebida de calidad», explica Carlos Rodríguez, profesor de la Escuela de Hostelería Carlos Oroza

Para conseguir una buena queimada, recomienda tener un licor pensado para la ocasión. Bodegas Marqués de Vizhoja propone su aguardiente de Orujo D´Vizhoja, que nos asegura una buena queimada para este San Juan. «De hecho, si el aguardiente es de calidad, la queimada va a estar rica hasta fría», añade el docente. 

«La queimada es tradicional en toda Galicia, pero tiene zonas especiales, sobre todo donde se elabora vino, ya que tenían bagazo para hacerla», explica el profesor. El orujo comenzó a quemarse para «quitarle las colas y mejorarlo, así nace la queimada». 

Según la receta clásica, al aguardiente le agregaremos un puñado de granos de café y una cáscara de limón. Sobre esta base, hay quien añade un ramillete de canela, la monda de una naranja, trozos de fruta o incluso vino tinto. 

«También lleva azúcar quemado, que lo vamos quemando y va goteando sobre el fuego del orujo, con eso le damos color tostadito», explica Carlos Rodríguez. 

Todos los ingredientes se juntan en el pote típico de la queimada mientras se revuelve suavemente. Para encender la queimada, con mucho cuidado siempre, se recomienda sacar un cucharón de la mezcla, incorporarle un poco más de azúcar y prenderle fuego. Con el cucharón encendido, lo juntaremos con el resto de la mezcla. En este punto viene el paso más especial: recitar el “conxuro”. 

Las versiones del “conxuro”

Casi todo el mundo conoce la típica versión de este poema “Mouchos, coruxas, sapos e bruxas…”, sin embargo, también hay quien ha compuesto su propia versión, como el restaurante Fogar do Santiso

Aunque la queimada es una tradición en toda Galicia, para el restaurante Fogar do Santiso representa casi su ADN. Este local en Teo realiza queimadas desde 1996, «nas nosas orixes, comezamos para poner en valor a nosa cultura e meu pai, fundador do restaurante, tiña o seu propio conxuro», explica Xosé Santiso, copropietario do local. 

«Rompimos coa queimada coñecida nese momento, cun conxuro estipulado. Tiñamos o noso propio espectáculo, no que participaba o público, metimos personaxes da cultura popular», sinala. 

No obstante, para Santiso lo más importante de una queimada «é o ambiente, non ten a mesma maxia facer unha queimada nun sitio común se estamos a falar de druidas e meigas».

Así que, un lugar con encanto y un buen licor suponen la base para tener una queimada de éxito, incluso si es casera. Si la noche de San Juan no permite saltar hogueras en las playas, con estos consejos tenemos una queimada “máxica” y de calidad asegurada.

Votación
14 votos

Cómo asegurar una queimada de éxito para este San Juan