La historia detrás del Banana Daiquiri de El Padrino II

Películas, discos, libros... infinidad de clásicos atemporales se han convertido en iconos, en parte, gracias a una bebida. Saborea hoy la historia de este cóctel cubano en la mítica película de Coppola

-«¿Cómo se dice Banana Daiquiri en español?»
-«Banana Daiquiri»

Esta conversación tiene lugar entre Fredo y Michael Corleone en una terraza de La Habana.

En la maravillosa continuación de El Padrino, de Francis Ford Coppola, la historia parte de cómo Vito Corleone pasa de ser un emigrante siciliano a transformarse en una poderosa figura del crimen organizado. Al mismo tiempo, nos cuentan la historia de cómo su hijo Michael Corleone intenta expandir el imperio de la mafia que ha heredado hacia la Cuba precastrista. En aquel entonces Cuba era un verdadero paraíso para los americanos que veían en la isla un lugar donde disfrutar de una vida de permanentes vacaciones, juego, libertinaje y cócteles, muchos cócteles. Durante la época de la Prohibición, la isla era la gran alternativa para muchos estadounidenses que deseaban disfrutar del alcohol que no podían obtener en su propio país, salvo en los bares clandestinos (speakeasies) que se ocultaban en los sótanos de otros negocios legales.

Es en este ambiente en el que Michael Corleone intenta sacar tajada y, para ello, tiene a su hermano Fredo como hombre de contacto con el Gobierno y los poderes de la isla. Y en una de sus reuniones tiene a bien tomarse el bueno de Fredo un Banana Daiquiri.

El Banana Daiquiri (o Daiquiri de Plátano), como diríamos por aquí, es una variante del cóctel clásico de ron y lima inventado a finales del siglo XIX en Santiago de Cuba.

La receta para la versión más afrutada de este clásico es la siguiente:

  • Un plátano maduro
  • 50 ml de ron cubano
  • 10 ml de triple seco
  • 50 ml de jugo de lima
  • 25 ml de sirope de azúcar

La preparación es tan sencilla como añadir todos los ingredientes a una batidora, idealmente de vaso, y batir bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Si lo queremos tipo frozen, entonces podemos verter un poco de hielo en la batidora y mezclar de nuevo hasta que la textura sea de granizado. Lo serviremos en una copa de cóctel o sobre hielo picado en un vaso alto.

Si nos gusta esa textura de granizado, podemos reemplazar parte del hielo por plátano que habremos congelado previamente en rodajas y que meteremos así en la batidora. Evidentemente, si queremos hacer un daiquiri con otra fruta solo debemos reemplazar el plátano por la que más nos guste y darle a nuestra batidora.

Ahora disfrutemos de nuestro Banana Daiquiri sin miedo a encontrarnos una cabeza de caballo en nuestra cama.

también en sabe bien

Votación
15 votos
Comentarios

La historia detrás del Banana Daiquiri de El Padrino II