La receta de las galletas de nata de dos abuelas de Covas, en Ferrol

Carla Elías Martínez
CARLA ELÍAS FERROL

MÁS ACTUALIDAD

Pablo García recordaba el sabor de las galletas que elaboraban su abuela y su vecina Carmen
Pablo García recordaba el sabor de las galletas que elaboraban su abuela y su vecina Carmen ANGEL MANSO

Pablo García puso en marcha el verano pasado la marca Gallegas de Nata, que está triunfando entre los peregrinos

04 abr 2022 . Actualizado a las 11:36 h.

Nata, azúcar sin refinar y harina son los tres ingredientes de las últimas galletas de moda que ponen en valor la tradición gallega. La inspiración de las Gallegas de Nata nació de la cocina de la abuela de Pablo García, Regina de Covas, y su vecina Carmen. «Las dos hacían las galletas de nata, pero las buenas, las ricas, ricas, eran las de Carmen. Estaban duras como piedras, pero cuanto más duras y más tenías que roer, más ricas», recuerda Pablo García.

Al frente de una agencia de eventos y viajes en A Coruña, la pandemia frenó en seco su negocio y le impulsó a buscar nuevos proyectos. Se asoció con los propietarios de la confitería Chaná, especializada en tartas de bodas, otro sector también gravemente castigado, para hacer realidad la comercialización de esa receta que hacían Regina y Carmen. «Las galletas nacen de la crisis de la pandemia. Fueron dos años sin nada prácticamente. Conocía a los chicos que tienen el obrador, que hacían sobre todo tartas para bodas y estaban en la misma situación», explica.

En el verano del 2020 comenzó a fraguarse el proyecto. «Hicimos 150 pruebas de la receta, así que realmente las galletas no nacieron hasta un año después», explica. Un largo proceso para encontrar ese sabor de su infancia. «Cuando las dos abuelas se murieron, mi madre, Fina, y la hija de Carmen, Carmiña, siguieron, entre comillas, con esa competición. Y, aunque ya no eran iguales, ¡a Carmiña le seguían saliendo mejor!», bromea. Por eso cuando consiguió el producto final, no dudó en regalarles la prueba. «Se emocionaron y pensaron: ‘Mira lo que sacó Pablo tocándonos las narices a todos con las galletas'», agradece.