Madejas: las tripas de cordero fritas que veneran en Aragón

L. G. V.

MÁS ACTUALIDAD

Imagen de las madejas de Cervino, cedida por gastrozaragoza.com
Imagen de las madejas de Cervino, cedida por gastrozaragoza.com

Es una de las tapas clásicas de esta comunidad y una opción más que controvertida para quien nunca la ha probado. Te contamos en qué consiste y dónde probar las adoradas (y temidas) madejas

07 feb 2022 . Actualizado a las 18:09 h.

En muchas zonas Galicia no se concibe el cocido sin la cachucha como elemento protagonista. A la que sería la máxima expresión de la casquería en la comunidad hacen referencia en el restaurante El Candelas, de Zaragoza, tras ser preguntados por uno de los platos más controvertidos de la gastronomía aragonesa: las madejas

En este repaso de la cocina española que iniciamos en las tierras del Pilar, esa que va más allá de la fabada y la paella, descubrimos recetas que a priori pueden resultar chocantes e incluso desagradables, olvidándonos por un instante de todo lo que, por costumbre, vemos con ojos golosones (pregunten sino a un extranjero qué piensa de los percebes o el pulpo). «Es cierto que este plato, como las chiretas o los zarajos forman parte de nuestra cultura y a primera vista a mucha gente le apetecen, y cuando descubren de qué se trata les tira para atrás. Pero no hay que ser cerrados porque mirad vosotros en Galicia con la cachucha, eso sí que es llamativo y se trata casi como un ritual».

En este tradicional local zaragozano donde precisamente la especialidad son las madejas nos cuentan por qué las amas o las odias. «Se trata de tripas de cordero enrolladas sobre ajo tierno y un trozo de tocino y fritas que, después, se cortan en rodajas y se sirven de tapita con una caña». Lo más habitual es encontrarlas aderezadas de ajo y perejil y, si se tercia, acompañadas de unas patatas panadera para aquellos que se animan a comerlas de plato. Aseguran en este local que, pese a las reticencias iniciales de los desentrenados, quien las prueba repite. Lo mismo ocurre con las manitas y las cabezas de cordero asadas. Otro clásico de El Candelas y de la cocina aragonesa.