Probablemente sea el alimento más versátil de la cesta de la compra y está al alcance de casi todos los bolsillos. De la mano de Vegalsa-Eroski, ponemos en valor el trabajo que esconde el cultivo de las sabrosísimas variedades locales

L. G. V.

Es el producto estrella de las mesas del verano. Versátil como pocos, el tomate lleva a una expresión superlativa los adjetivos rico, sano y económico. En el momento más idóneo para su consumo por estallar en sabor, de la mano de Vegalsa-Eroski nos trasladamos a Cambados para hablar con Lola Castro, productora de tomate y miembro de la cooperativa Horsal, que explica la delicada labor que lleva a cabo a diario para que los gallegos puedan hacerse la mejor ensalada caprese y el mejor gazpacho este verano.

Para entender el relato de Lola hay que retroceder en el calendario hasta el mes de febrero, concretamente al día de los enamorados. En San Valentín plantaron los tomates que recogieron la última semana de mayo, con sus exigentes tareas mediante. De hecho, pese a ser una hortaliza de consumo habitual y común la dificultad de su cultivo no es pequeña. «Lleva mucho trabajo y, por lo general se paga mal, aunque nosotros tenemos precios estables gracias a formar parte de la cooperativa; y en Galicia este año está habiendo muy poco por el clima que estamos teniendo, con muy pocos días de sol y calor». Pese a esto, cadenas de distribución como Vegalsa-Eroski, que apuestan por «producto local de la más alta calidad organoléptica posible», como comentan fuentes de esta gran superficie, permiten que los gallegos podamos disfrutar de las mejores variedades.

Dos variedades

Entre ellas se encuentran el conocido como 'tomate ensalada', de cuello verde; es decir, que coge el color rojo de forma progresiva desde el ápice hasta el pedúnculo, alcanzando un sabroso punto de consumo aunque tenga el cuello verdoso y no esté completamente rojo. En Horsal también cultivan el tomate Negro de Santiago, una antigua variedad que prácticamente había desaparecido como cultivo y que también puede encontrarse en estos supermercados. En este caso, «se trata de un tipo de tomate muy delicado en lo relativo a la manipulación y el transporte porque es muy blando». Además su sabor intenso, con pulpa carnosa y un toque dulce que contrarresta la acidez habitual del tomate, lo hacen irresistible para platos en frío. 

Aprovecha esta productora para recordar que el sabor de los tomates de esta cooperativa se debe en parte a que sus productos no están alterados por químicos que en otros utilizan en otros países «y que aquí ni siquiera están permitidos», y que la regularización es total. Además, incide en que si el tomate es de calidad y tiene sabor, ahora que es verano y que aunque está en su mejor momento el calor es inevitable, no pasa nada por meter los tomates en la nevera mientras se saquen unos minutos antes de servirse. 

La seña de identidad de Vegalsa-Eroski, que no es otra que la apuesta por producto de origen Galicia de máxima calidad, se convierte en este caso en una de las sinergias más necesarias por facilitar a los consumidores la que es la segunda hortaliza más consumida en España. Por si fuera poco se trata de un cóctel de antioxidantes por su alto contenido en carotenos como el licopeno».

A continuación, te proponemos tres recetas para preparar con tomates de la cooperativa Horsal y que están disponibles en los establecimientos de Vegalsa-Eroski: 

Votación
6 votos

¿Por qué comer tomate gallego? La vida detrás del producto más consumido del verano