Quesos gallegos para quienes viven contando calorías

En las dietas, por lo general, ni está ni se le espera. Sin embargo, hay quesos cerca de casa que permiten no solo llevar una alimentación saludable, sino mantener la báscula a raya


La muy mal llamada operación bikini deja sin caprichos a aquellos que viven de restricciones, pendientes de la báscula cuando se acerca el verano. Luego están los que directamente viven sin licencias alimenticias permanentemente, tenga más o menos lógica esta decisión. En ambos grupos abundan quienes se pirran por el queso y renuncian a él en pro de mantener la figura que desean. Sin embargo, en Galicia tenemos opciones que permiten perfectamente llevar una dieta turófila, siempre y cuando se trate de quesos con bajo porcentaje de materia grasa y a ser posible, poca sal. Además, claro, es oportuno que se acompañen de ingredientes que van en esta misma dirección. Para entendernos, de nada sirve apostarlo todo a un queso sin apenas calorías si vamos a tener de pareja de baile in kilo de membrillo. 

Ángel Veiga, experto y propietario de La Mejorana (A Coruña), explica cuáles podemos tener en cuenta a la hora de pensar el menú semanal. Para empezar, aclara que debemos fijarnos en que el queso sea de leche de cabra si lo que queremos es mantener la talla. O en su defecto de leche de oveja; es la leche de vaca la que tiene un porcentaje más alto de materia grasa.  Además, Veiga recuerda que «el grado de maduración también influye y, salvando el queso fresco, los quesos curados son los que tienen menos grasa».

Así, este especialista se lanza a recomendar el queso Touza Vella, cuyos ingredientes son leche de cabra pasteurizada, sal, aroma natural y fermentos. Es un queso semicurado de dos meses de maduración. Según Veiga es perfecto para incluir en una ensalada cuando se tiene este tipo de antojos.

Los quesos de la quesería Airas de Moniz también se encuentran en la lista de privilegiados de Veiga, destacando el Terra. Con un porcentaje de materia grasa del 28 % (según explica este experto por lo general estos quesos rozan un 40 % de grasa) es una alternativa de pasta blanda y corteza comestible. Según explican sus productores, este queso de Chantada destaca por el sabor intenso y su color amarillo. Este queso, igual que otros característicos de Airas de Moniz como el azul Savel, se produce con vacas  de raza Jersey importadas de Dinamarca, especialmente valoradas porque son las que tienen una mayor producción de grasa y sólidos no grasos en la leche.

Para los amantes del queso de vaca, Veiga también menciona el D.O.P. San Simón da Costa de Vilalba, con un 30,5 % de materia grasa. El problema, claro, analiza el dueño de La Mejorana es que «su mejor combinación es con unos chicharrones sobre una tosta». De todo menos ligero.

Es inevitable mencionar quesos frescos en este artículo, los que menos grasa tienen entre todas las variedades. Veiga recomienda, por su calidad, los de Cagiao, una empresa familiar que tiene su base de operaciones en el lugar de Medín (Vilamorel-Paderne). La burrata, ya fuera de nuestras fronteras, es otro de sus favoritos para lanzarse a un capricho saludable.

Quince quesos para quince momentos de la vida

Laura G. del Valle

Es uno de los productos más consumidos del mundo, y se presenta en tal cantidad de variedades que muchas veces no sabemos elegir el idóneo. El turófilo y experto Ángel Veiga nos presenta el mejor para una primera cita, para superar la resaca y el más importante: con el que celebrar el fin de la pandemia

Europa es una oda a la turofilia. Incomprensible para quienes lo detestan, es casi impensable aterrizar en un país del viejo continente e irse sin catar un plato típico de la gastronomía local rezumante de queso. En cualquiera de sus formas, aromas, sabores, texturas y usos en la cocina. Porque si de algo goza este producto es de una versatilidad más que complicada de encontrar en otro alimento. Y así, ancha es Castilla (por cierto, Cervantes, uno de los turófilos más famosos, sentía verdadera pasión por el queso de Tronchón), buena parte de los españoles acaba picando a diario alguna que otra variedad de este derivado lácteo, muchas veces presos de la gula y sin demasiado criterio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Quesos gallegos para quienes viven contando calorías