Inmunonutrición: la tendencia alimentaria para combatir el covid pasa por la dieta gallega

Pese a que se han disparado las ventas de suplementos alimenticios como consecuencia de la psicosis colectiva, los expertos revelan que incluir alimentos propios de la dieta atlántica es mucho más efectivo que cualquier cápsula


Cuando Gwyneth Paltrow habla, sube el pan. O, más bien, las ventas de la infinidad de excéntricos productos que la actriz de Seven dispensa en Goop, su empresa de cuidado y bienestar. Venida a gurú holística, una pandemia mundial es un gran caldo de cultivo para alguien que se deja picar por las abejas como tratamiento de belleza. Por eso, cuando estalló la crisis del coronavirus, la intérprete se lanzó a vender «suplementos de inmunidad» que consistían en una especie de bombones formulados con extractos de bayas de saúco y levadura fermentada. Sus acólitos, encantados. Y aunque el ejemplo de Paltrow siempre es sinónimo de paroxismo, lo cierto es que durante estos meses se han disparado las ventas de complementos alimenticios de todo tipo. Si ya estaban viviendo un gran momento, habida cuenta del fervor por llevar la más escrupulosa de las dietas y por la machacante promoción que las celebridades les dan en las redes sociales (en el 2019, según la OCU, el 30 % de la población tomaba suplementos de calcio, omega 3, magnesio, vitamina C o hierro), el mensaje de que pueden ayudar a combatir el covid ha hecho el resto. Pero ojo: los expertos, lejos de invitar a probar estos combinados, se muestran favorables a llevar una rutina mucho más sencilla y eficaz. En una era en la que la nomenclatura lo es todo, esto también tiene un nombre: inmunonutrición. Y se perfila como la gran tendencia del año en alimentación.

Según explica el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, uno de los autores del libro Coronavirus. Prevención, pandemia y contención son los alimentos con vitaminas B, C, D y E, así como los hábitos de vida saludables, los que ayudan a combatir el coronavirus. De hecho, como recoge Europa Press, asegura que está comprobado que son varias las vitaminas y minerales de determinados alimentos implicados directamente en el aumento de nuestras defensas. «La vitamina D está presente en pescados como el salmón, sardina y atún, así como en la leche y la yema de huevo, alimentos de vital importancia para obtener unas buenas provisiones de esta vitamina e incrementar las defensas evitando, no solo el posible contagio por coronavirus, sino también las posibles complicaciones en el supuesto de que nos infectemos con dicho germen. Además, la exposición al sol al menos 30 minutos diarios, nos aporta vitamina D», añade.

También existe evidencia de que los alimentos ricos en vitaminas del grupo B, como la carne de cerdo, conejo y ternera, ayudan a la maduración de las células defensivas, siempre que mantengamos unos niveles adecuados en nuestro organismo. Estos alimentos, según detalla el experto, se caracterizan por tener una buena proporción de proteínas, que además de ser vitales para formar células de defensa, ayudan a la recuperación del enfermo que se contagia con el virus, mejorando el cansancio y favoreciendo el restablecimiento del paciente. 

La vitamina C, que está presente sobre todo en frutas como el kiwi, cítricos y fresas, al igual que en verduras como el brécol y el pimiento rojo, estimula las defensas evitando las infecciones principalmente a nivel del aparato respiratorio, punto de entrada del virus. Además, mantener niveles adecuados de vitamina E, muy presente en el aceite de oliva, aguacate y frutos secos, favorece que los glóbulos blancos estén en perfecto estado para combatir los virus. Según el último informe de consumo de alimentación en España, realizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, los gallegos puntúan más alto que la media española en ingesta de carne sin procesar de vacuno, cerdo, aceite de oliva, naranjas y manzanas; alimentos plagados de beneficios para mantener la salud a raya.

Efectivamente, la nutricionista Fátima Branco revela que una cesta de la compra con productos propios de la dieta atlántica es el mejor remedio para evitar combatir el covid, pero también otros virus típicos del invierno. «Para reforzar las defensas no hay nada mejor que el consumo, a diario, de alimentos proteicos como la carne, el pescado o los huevos, el aceite de oliva, los lácteos y las frutas y verduras que tenemos a nuestro alrededor, que es lo que nos dará el mayor aporte vitamínico».

Previa analítica

Como aclara, son muchos los que gustan de zambullirse en el mundo de las cápsulas como solución alternativa y, digámoslo así, salvar los muebles. «Ocurre siempre en invierno, pero ahora con la pandemia mucho más. Sin embargo, solo deberían tomar suplementos o complejos vitamínicos aquellos que se hayan hecho una analítica y así lo requieran. Por poner un ejemplo: no hay ninguna evidencia científica que verifique que si tomas la dosis de vitamina C que traen las pastillas que están en el mercado te evites un resfriado, es más, puede que estemos consumiendo esta vitamina en dosis más altas de lo que necesitamos, por lo que luego nuestro cuerpo tendrá que hacer el esfuerzo de expulsarlas». «Caso distinto es el de aquellos que sean alérgicos al marisco por ejemplo, y deban tomar un suplemento de omega 3 si tienen los niveles bajos, o un vegetariano que tiene carencias de vitamina B12, pero incluso así tiene que ser la analítica la que hable», puntualiza.

Vivir cien años con la despensa de un gallego

Laura G. del Valle

La despensa de la dieta atlántica es perfecta para mantener una salud de hierro, incluida la de los mayores, más delicada; los grelos, el queso del país o la patata de Coristanco pueden mejorar notablemente nuestra alimentación

La longevidad es marca de la casa. Los gallegos llevan años figurando en los primeros puestos del ránking de los europeos que viven más años y, aunque la genética es un factor clave, la alimentación importa. Y mucho. Que se lo digan si no a los japoneses, fuente de envidia del resto del mundo por su dieta, rica en pescados frescos, cereales y verdura, que les mantiene activos y lozanos prácticamente hasta el final de sus días. Pero en la esquina noroeste peninsular los productos que ofrece la tierra (y, por supuesto, el mar) permiten a los mayores gozar de una alimentación variada, en muchos casos sencilla para aquellos a los que les cuesta masticar o no saben cocinar, y muy saludable. Estos son los productos gallegos indispensables para vivir cien años. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Inmunonutrición: la tendencia alimentaria para combatir el covid pasa por la dieta gallega