Marisco de saldo: los productos que han bajado de precio por el cierre de la hostelería

La pandemia, y más concretamente el cierre de bares y restaurantes, provoca llamativas caídas en el precio de la centolla, la nécora o las almejas. ¿Podemos comprar ahora y guardar el marisco para Navidad? Lo contamos


«Debido a la pandemia y a las restricciones en hostelería, este año está siendo muy inusual en lo que a precios se refiere. Por estas fechas entre las cenas de empresa, los encuentros de amigos y las compras navideñas, el marisco y el pescado estarían por las nubes. Pero las circunstancias tan raras han afectado también a los precios en las lonjas». Efectivamente, como explican desde la compañía Peixe Ártabro, las cosas andan revolucionadas. El hecho de que grandes compradores tengan sus bares y restaurantes cerrados en la comunidad gallega ha generado un efecto dominó que provoca que los consumidores puedan hacerse con piezas de altísimo valor económico en esta época del año, a un paso de la navidad.

Es el caso de la centolla, la nécora, los berberechos o las almejas, «que estos días se encuentran un 30 % más baratos que a estas alturas del año en el 2019». Además, comentan desde esta compañía de distribución de pescado con sede en A Coruña, «en el caso de las centollas, están saliendo muy buenas para ser inicio de temporada». No obstante, recuerdan que no hay que confiarse y demorar, si interesa, la compra de estos productos porque «la lonja es como la bolsa y que todos los días fluctúan los precios y es muy difícil prever los precios para dentro de unos días, dependen de la demanda y de las capturas que se hayan hecho ese día». En el terreno de los pescados, descubren el que está especialmente económico respecto a su valor habitual. Se trata de la lubina. «Estos días hubo abundante y a buen precio para este momento del año, costando entre entre 18 y 23 euros el kilo». 

Esta información es relevante para aquellos que quieran darse un homenaje estos días, pero ¿qué pasa con las cenas y comidas de Navidad? Independientemente de cómo esté la normativa en torno a las reuniones dentro de unas semanas, quien más quien menos tiene previsto, por lo menos, degustar algún manjar típico de la época. Por eso es interesante saber qué pescado y marisco podemos comprar ahora a un precio asequible para guardarlo en el congelador. Desde Peixe Ártabro, que tiene venta telefónica y online, aseguran que por ejemplo, las nécoras y las centollas, igual que bogavantes, cigalas y camarones, aceptan buena congelación, aunque siempre una vez se estén cocidos. Para congelar hay que dejar enfriar el marisco con un paño que esté húmedo dela gua de cocción para que no se quede seco, después se envolverá en un film o una bolsa de congelación para evitar que quede aire». Un punto muy importante, añaden, es «cocinar bien el marisco, si no se cuece lo suficiente una vez lo descongelemos puede estar estropeado, y es una pena». ¿Cuánto tiempo deben estar estos productos en la olla? Nos dan los tiempos en esta distribuidora:

  • Bogavante: entre 15 y 25 minutos en función del tamaño de la pieza
  • Centollo: debe cocerse boca arriba, bien cubierto de agua entre 12 y 18 minutos, también dependiendo de su tamaño
  • Nécora: entre 6 y 8 minutos, según su tamaño
  • Cigalas: entre un minuto y medio y 3, también acorde al tamaño del producto
  • Buey de mar: entre 16 y 30 minutos depediendo del tamaño de la pieza. 

De nada sirve ser tan meticuloso en estos pasos si, después, no tomamos precauciones a la hora de descongelar el marisco. «Lo ideal es sacarlo unas horas antes y descongelarlo en la nevera con tiempo, nada de descongelarlo con prisas debajo del grifo con agua caliente: eso hará perder el producto por completo».

Respecto al marisco de concha, habrán comprobado que no ha habido mención alguna respecto al congelado. Efectivamente, no se recomienda congelar «almejas, navajas, berberechos ni, por supuesto, percebes». 

¿Por qué Galicia tiene el mejor marisco del mundo?

Laura G. del Valle

En la costa gallega coexisten tres características que hacen que  la variedad, la cantidad y el sabor sean el buque insignia de los moluscos de la comunidad

Tenía dudas con respecto al producto japonés, pero finalmente, Ferrán Adriá sentenció hace diez años que en las aguas gallegas nadan "los mejores productos de mar del mundo". No es que el criterio del todopoderoso de la gastronomía tenga que ser universal, pero avala eso que los gallegos saben y que, con mucha galantería, llevan a discreción: que los crustáceos y moluscos de las tierras de Breogán son incomparables. Pero, ¿qué factores coexisten en la comunidad para que el producto sea inigualable? Según Javier García Galdo, biólogo marino y técnico en pesca sostenible, son tres las características que hacen que, como el gallego, no haya otro marisco igual. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Marisco de saldo: los productos que han bajado de precio por el cierre de la hostelería