Cómo convertir los clásicos del verano en platos (aún más) saludables

MÁS ACTUALIDAD

El cambio más drástico es pasar de los chorizos parrilleros de Georgie Dann al calabacín a la brasa; más allá de eso, con pequeños gestos conseguirás ganar salud y mantener la línea durante estos meses de descanso

16 jul 2019 . Actualizado a las 16:49 h.

Contaba un ángel de Victoria's Secret que en los meses previos al desfile de la firma de lencería su estricta dieta consistía en barritas energéticas, batidos de proteínas, agua de coco y verduras al vapor. No es precisamente este menú una oda al hedonismo, aunque seguramente la joven tampoco lo pretendía. Siendo conocedores de que en la cima de la moda no está el futuro de la mayoría de nosotros, pero con el objetivo de cuidar la línea en una época del año en la que los complejos se apoderan hasta de los más satisfechos (y, claro, por aquello de mantener la salud a raya), podemos seguir ciertos consejos que nos permitirán dar rienda suelta a los placeres del verano.

Las barbacoas de Georgie Dann tienen en plena era realfooder una vuelta de tuerca sin chorizos parrilleros. Y al túper de ensaladilla se le puede dar una nueva vida más healthy que, además, deja a un lado el juego de la ruleta rusa con la mayonesa. No seas duro de mollera y echa un vistazo a nuevas alternativas. Pero tira de croqueta y filete ruso siempre que te apetezca: que la vida está hecha de contradicciones.

El gazpacho es una de esas elaboraciones que, siendo sanísimas, sufren las alteraciones del gocherío español. Aunque en su origen se trataba de una sopa fría preparada con trozos de pan, aceite, vinagre, sal, ajo, cebolla y aditivos al gusto, durante siglos se popularizó la receta que consta de tomate, pepino, pimiento, aceite, vinagre y sal. Nada de pan. Para eso ya está el salmorejo. Pero desde hace años hay quien se empeña con saña en añadir textura con pan a este plato cuyo éxito reside, en parte, en ser ligero y perfecto para beber. Así que este verano, si lo que quieres es tener los kilos a raya, procura ceñirte a la receta más popular de gazpacho. Por cierto, con los tropezones pasa otro tanto de lo mismo.